Últimas Entradas

Organizar la despensa de un millennial

Organizar la despensa de un millennial

En general, un milenial –joven preparado de 30 años– vive en espacios reducidos, la mayoría de las veces compartido y por lo general, en alquiler. Improvisan bastante y no siempre son capaces de cocinar más allá de la pasta en sus diversas formas, arroz básico, bocadillos y alimentos a la plancha, aunque bien es cierto que el mundo de las ensaladas lo manejan cada día mejor amén del de la pizza y los precocinados.

Pero aún con todo esto, la despensa básica de un millennial sorprende porque –muy al contrario de lo que se piensa– encuentras fruta, verdura y cierta selección de infusiones, especias y productos ecológicos. Es decir, se manejan como a un doble criterio, el del deseo (quiero comer sano) y el de la realidad (hago lo que puedo). No acumulan demasiado y no saben qué hacer con los restos que traen los amigos, las madres o las compras compulsivas pasando a formar parte de un submundo mortecino que acabará en la basura en el siguiente traslado.

Para tratar de organizar esas vidas puedes leerte estas ideas y elegir la que se adapta mejor a tu vida, muchas de ellas están contenida en mi libro “Manual para Organizar tu Casa”.

Cómo organizar la despensa de un millennial

  • Todo en táperes de plástico semitransparente y de paredes altas. Mejor si son cuadrados o rectangulares para aprovechar muy bien el espacio. Y grandecitos con tapadera siempre puesta mejor. El cristal es muy bonito, no hay duda, pero transportarlo en las mudanzas nos complica bastante. También es más caro. Se rompe. Tú eliges.
  • Crear zonas:
  1. Zona de básicos (aceite, vinagre, sal, azúcar, etc.): me encantaría decir que es más bonito si tienen recipientes, pero la realidad es que es mejor tenerlos todos bien cerrados con pinzas planas grandes en otro táper de los anteriores). Así puedes ver la fecha de caducidad. Pero, por favor, que vayan cortando con la tijera un poco el envoltorio.
  2. Zona de preparación de alimentos: con las especias a mano, alineadas para que se vean las etiquetas del contenido y teniendo en cuenta el color de las tapas (verdes, naranjas o rojas).
  3. Zona de basura: cubo limpio y con bolsa que se cambia diariamente si es posible.
  4. Zona de las latas: Todas las latas es bueno que estén en la misma zona (atún, mejillones, salsa de tomate, aceitunas, etc.) y siempre es bueno comprar legumbres, aunque sea en latas ya precocinadas.
  • Gestos básicos: Arriba, lo de menor uso. A nuestra altura lo de mayor uso. Abajo, lo más pesado y si puedes, siempre sobre una plataforma con ruedas para asegurarte la limpieza sin esfuerzos añadidos.
  • Mundo ganchos: nada en el suelo, todo elevado. Con ventosa o taladrándolos, pero instalarlos te aliviará y pondrá en su sitio multitud de cosas.
  • Etiquetar con pulcritud para tener sensación de orden.

Trucos de almacenaje para que desde el salón no se vea la cocina integrada empantanada.

  • Si no puedes limpiar cada vez que usas el espacio, ten en cuenta estas tres ideas:
  • Ten una bayeta de microfibra a mano, bien doblada, limpia y pásala rápido por las superficies.
  • Deja un máximo de tres cosas en cada mesa o plano de trabajo y en posición recta.
  • Ventila cada mañana, aunque haga frío.
  • Extra: si hay ventana, procura que el cristal esté súper limpio.
  • Tener siempre limpias las baldas y las esquinas. No pasa nada por tener las cosas a la vista si hay limpieza y orden.
  • Si la pared tiene azulejos: haz el junteado una vez al año, cuando la gente entre en tu casa y oigas: “¡Pero qué mona la tienes!”, que sepas que es por las juntas. Sí, sí, por las juntas blanquitas.
  • Elegir un “todo a la vista, todo limpio” es rápido, pero si no eres pulcro, te aconsejaría unificar un poco el aspecto general con táperes.
  • Si compras táperes, cómpralos todos a la vez, el mismo día y llévate una lista real de los que necesitas calculando previamente que te quepan cuantos más mejor. Por ello, mide las baldas tanto de alto como de ancho para evitar huecos bobos.
  • Es más bonito ver una balda completa de táperes seguidos que varias baldas combinado táperes con otras cosas. Decide bien.
  • Lo que más estorba a la vista suele ser todo lo que es pequeño o muy pequeño, por tanto, agrúpalo en recipientes. Es mucho mejor además de práctico.
  • Las formas cuadradas a recipientes cuadrados. Por ejemplo, los sobres de sopa a medio gastar, la levadura, etc. a un táper y con pinzas para evitar que sé que desmoronen.
  • Si solo usas servilletas de papel, retira el plástico porque da muy mal aspecto y hazte con una tapadera de caja o un dispensador de servilletas metálico que es más higiénico que de madera o rafia.
  • El pan, los palillos tostados, sus derivados, etc. puedes ponerlos en una panera de metal mejor o en una bolsa de tela colgada en un gancho detrás de la puerta. Pero, las migas de pan se retiran cada día tras abrir el recipiente o se aprovechan como pan rallado. Aunque no creo que sea el caso.
  • Las latas, al ser estándar, decoran si se apilan correctamente y con el texto hacia fuera, así reconoces el contenido sin tener que tocarlas o girarlas desmoronando la pila.
  • Poner detrás lo más alto y delante lo más bajo.
  • Crear caminos o líneas visualmente dejando espacio entre ellas para que pase la mano con facilidad y puedas coger cómodamente las cosas.
  • Etiquetar con buena letra y a la misma altura todo hace que la vista perciba orden y pulcritud. Si puedes etiquetar desde tu ordenador ganas puntos.
  • Los botes de plástico cerrados para la pasta decoran: pero hay que tener en cuenta la altura de tallarines, espagueti y etc.

Ya sabes que si eres un millennial y quieres que hablemos, solo tienes que decírmelo y sin problemas. Escríbeme un email a info@piaorganiza.es

 

 

 

Cómo ahorrar tiempo, dinero y espacio en casa. Enero es buen momento.

Para ahorrar tiempo, dinero y espacio en casa te presento los 10 gestos que yo pongo en práctica constantemente y que me resultan infalibles. A ver si alguno te ayuda a resolver los “nudos” o zonas más conflictivas de tu casa.

1. Busca un lugar para cada cosa.

Si hay más cosas que espacio; te sobran cosas. Decide hoy mismo qué vas a hacer con todo lo que tienes esperando.

2. Etiqueta siempre que ordenes algo.

Pueden ser etiquetas removibles o fijas y ayudan mucho a que los demás dejen las cosas generales de la casa o las suyas propias –si son niños– donde tú has decidido y donde has invertido tiempo en pensar.

3. Haz tu cama aunque tengas servicio.

y ordena tu habitación cada día antes de salir. Ganar la primera batalla, estimula muchísimo. Y ahorras tiempo a la empleada.

4. Recoge cada día la ropa usada.

Mi experiencia es que ahorramos tiempo. La verdad es que cuesta porque a esas horas estamos cansados. Pero hazlo. Todo a su sitio: los zapatos, ropa sucia a su cesto, ropa de punto al armario, corbata a su soporte, zapatos a su cajón y en su posición, calcetines a su red, prendas interiores al cesto de ropa blanca, etc… Si un hijo entra en la habitación es más educativo si la ve correcta, que no es perfecta.

5. Tus cosas deben estar siempre ordenadas.

La mochila, el bolso, el espacio del baño, tu coche, tu cartera, etc… Conforme usas algo dedica 5 minutos a irlo reorganizando, de esta forma, en menos de 5 días tendrás todo al menos “recto” y en su sitio. Sé coherente porque los hijos se fijan en todo.

6. Ten cierto horario en casa,

que todos sepan qué vamos a hacer en cada momento y un buen aliado es el reloj en la zona “cero” de tu casa y una hoja de calendario mensual en la nevera. Síguelo y crea hábitos.

7. Ten el lavadero mucho más organizado y controlado.

Programa lavadoras por la noche para que al levantarte ya esté lista para secar. Ya sabes que es importante sacar la ropa al día, es decir: Lava, seca, dobla y colócalo todo en el día. Si no se puede planchar por la razón que sea, cuélgala para que se seque en buena posición, quede medio estirada y se pueda guardar tranquilamente.

Lo importante es evitar el atasco que provoca la ropa lavada y no-planchada. 

Pero no te acostumbres y una vez superada esa semana caótica de vacaciones, o de más visitas en casa prepara bien las cosas para que se empiece a planchar con el ritmo habitual dando prioridad a las camisas.

8. Aprende a moverte por la vida con “listas”

Listas de cosas, listas de la compra, listas de acciones jerarquizadas con qué hago antes y qué va a continuación. No memorices. Relájate y usa la agenda o una App. Consúltala y tacha.

9. Dedica 20 minutos la semana a planificar tu casa

porque tendrás más tranquilidad y ahorrarás dinero. Los domingos o los lunes son buen día.

10. Reduce a la mitad todo, como por defecto, en plan ‘ataque’

las bolsas del Corte Inglés, las que vas a reutilizar, las cajas, las cajitas, los botes, revistas de propaganda, los productos bajo el fregadero, la ropa a donar que lleva ya tres meses en el garaje, etc… Reduce a la mitad. O al menos inténtalo.

y… dona 10 cosas cada mes.

DVD, CD, gafas, calcetines, libros, medicamentos, revistas, cosmética extra, etc… Entrénate en este ejercicio. Es sanísimo. Lograrás más espacio libre y limpiarás menos.

Cada año que comienza nos llenamos de buenos propósitos. Creo que sería muy sano hacer lo mismo con nuestras casas, tal vez no en todo, pero sí en esas zonas que nos desaniman porque no sabemos cómo resolverlas bien.

Tienes más consejos en mi Manual para organizar tu casa (2ª Edición)

Sitios donde puedes comprar: 21,00 € Amazon,  FNAC,  La Casa del Libro,  El Corte Inglés,  Troa. Y, por supuesto, directamente en mi web: PiaOrganiza.es

Aprenderás los fundamentos lógicos del orden en casa y sistemas de organización familiar que ya están funcionando. Cómpralo ahora.

Los mejores diseños de sillas del s.XX. Conócelos y reconócelos.

Llevaba tiempo intentando prepararos este post y por fin, ha llegado el momento. Por mucho que pensemos que diseñar una silla es sencillo viendo estos modelos uno reconoce cuán de especial hay en cada uno de ellos y cómo la genialidad tiene ese no sé qué de simple que nos hace pensar vanidosamente que “yo también podría hacer algo así”. “¡Pues inténtalo!” – me he dicho varias veces– y me he quedado ahí con mi pilot en la mano y el papel vacío. Eso sí, me ha salido el icono, el gesto que define a esa silla: “Claro, ahí está la genialidad. Una cosa bien diseñada lo está porque hasta un niño puede dibujarla”

Diseñados en su mayoría por arquitectos de la Bauhaus o anteriores a la escuela, éstos son los diseños que me encontré paseando un día por el Art Institute de Chicago. Le hice las fotos para memorizarlas y con la idea de aprender a limpiarlas. Sí, si, limpiarlas. Y pregunté a los técnicos que merodeaban por allí pero aunque mucho no supieron detallarme yo sí que os paso ese dato.

Disfrutad y reconoced estas sillas que aún hoy las vemos por ahí en uso. Las he ordenado por orden de fabricación.

Autor: Gerrit Rietveld. Alemás, 1888-1964. Silla diseñada en 1918 y fabricada en 1920/21 en madera contrachapada. Esta silla reune todos los principios del movimiento De Stijl. Una curiosidad: los tres colores primarios y el negro se le aplicaron en 1923, cinco años después de su diseño inicial.
Limpiar con cuidado, mejor con plumero y una brocha plana en los encuentros.

Autor: Le Corbusier (Charles-Édouard Jeanneret). Francés, nacido en Suiza, 1887-1965.
Se diseñó en 1928 y se fabricó en 1933. Hecho a base de tubulares de acero cromado plateado, chapa pintada y tapizada en piel y cuero. Le Corbusier la llamó: “machine for relaxation”

Charlotte Perriand descansando.

Autor: Ludwig Mies van der Rohe. Americano, nacido en Alemania, 1886-1969. Silla fabricada en 1926/27 en acero tubular cromado plata y cuero.
Inspirada en trabajos en la Bauhaus guiados por Marcel Breuer supuso una auténtica innovación a nivel técnico. Un único tubo con dos apoyos.
Se limpia mejor en seco o con microficha ligeramente humedecida.

Autor: Rudolph Schindler. Americano, 1887-1953
Diseñada alrededor de 1943 en chapa de madera contrachapada.
Empezo trabajando en el estudio de Chicago de de Frank Lloyd Wright en 1918.
Limpiar con una bayeta levemente humedecida y secar después. No olvidar mantener las ruedas a punto.

Autor: Alvar y Aino Aalto Portugués, 1898-1976. Diseñada en 1930/33 y fabricada en 1930/39 con abedul plegado y laminado. Limpiar con microficha ligeramente humedecida.

Autor: Samuel A. Marx. Americano, 1885-1964. Diseñada y fabricada en 1944. Es de abedul y plástico, una total innovación para aquellos tiempos. Marx diseñó también el Pullman Company’s first aluminium train car además de infinitud de modelos avanzadísimos para su tiempo.

Autor: Harry Bertoia. Americano, nacido en Italia, 1915-1978. Fabricada por Knoll Associates, Inc. 1938. Silla de metal y cuero diseñada en 1952. Bertoia se formó como escultor en la Canbrook Academy of Art y trabajó para Charles y Ray Eames antes de montar su propio negocio en Pennsylvania.
Se limpia aspirándola y pasando un cepillo de cerdas suaves. Dependiendo del enrejado podrás usar o no una bayeta de microficha ligeramente humedecida.

Silla sin brazos con asientos en cuero.

Autor: David Rowland. America, 1924-2010. Esta silla que nos resulta tan habitual, fue diseñada en 1956/64 y fabricada por primera vez en 1964/65. Es de acero cromado y vinilo. Se limpia con una bayeta de microficha humedecida simplemente.

Autor: Georges Nelson, americano, 1908-1986. La diseñó en 1956 y se fabricó en 1958/64. La forma está preparada para seguir la forma de nuestro cuerpo.
Se limpia simplemente con una bayeta de microfibra humedecida por ser de fibra de vidrio y metal.

Autores: Charles Eames, Americano, 1907-1978 y Ray Eames, 1912-1988.
Fue diseñada en 1945 y fabricada hacia 1946/49. Esta silla que todos conocemos forma parte de la multitud de muebles fabricados por esta pareja extraordinaria. Desarrollaron modelos durante la II Guerra Mundial para la armada y posteriormente supieron adaptar sus avances en el uso de las formas curvas, para los productos de gran consumo. Hoy día todos podemos reconocerlos fácilmente en infinitud de espacios. Esta silla está considerada como: El mejor diseño del siglo XX y actualmente sigue produciéndose.
Se limpia fácilmente.

Autor: Eero Saarinen. Americano, 1910-1961. Silla diseñada en 1956 en fibra de vidrio reforzada con poliéster y aluminio

8 tips para superar la cuesta de enero

Entramos en la cuesta de enero con propósitos estupendos de ahorro y de lograr más orden en nuestras casas y nuestras vidas.

Cualquier experiencia de otros nos ayuda a ponernos las pilas porque nos preocupa cómo llegaremos a fin de mes y, sobre todo necesitamos pasar al siguiente sin que se nos descabalen ni las cuentas ni nuestra cabeza.

Para eso hay que estar muy atentos porque con pequeños gestos bien pensados el paso de un mes de enero “inteligente” nos aproxima a un febrero “llevadero”.

Aquí tienes mis 8 tips para lograrlo:

  1. Cada día de la semana abre un armario, saca todo, límpialo por dentro, analiza lo que contiene y trata de deshacerte de lo que no hayas usado o tengas viejo o repetido. Hazlo con toda la cocina, los cuartos de baño, con cada habitación, con la ropa blanca, y, por supuesto, en el trastero. En 15 días tendrás todos los armarios de la casa a punto y encontrarás a la primera lo que buscas. Persevera.
  2. Acostúmbrate a salir de casa con “listas”. Usa la App de “notas” y no compres nada que no vaya en tus listas. Hazme caso, ahorrarás dinero. Persevera.
  3. Acostúmbrate a comprar solo una unidad de cada cosa y estrictamente lo que necesites. El “por si acaso” no suele llegar y mientras, te has gastado dinero, los alimentos se estropean, te toca consumirlos y te ocupan espacio. Tendrás que limpiar más. Se implacable. Persevera.
  4. Haz el calendario de menús cada semana o cada 15 días. Luego haz la lista de la compra; está demostrado que quienes lo hacen ahorran un 40%. No vayas de visita al supermercado porque no es un museo ni una galería de arte. Persevera.
  5. Enero es un mes fabuloso para poner los marcadores a cero en todo, pero especialmente en los alimentos de la despensa, nevera y congelador. La segunda semana hazlo y ajusta tus menús a los alimentos que van a caducar y a los que tienes abiertos y estrena la tercera semana con una compra nueva. Date esa alegría, pero siempre con tu lista, no la dejes. Persevera.
  6. Ten bien a mano el presupuesto de gastos que empezaste a trabajar en octubre y con el que te has comprometido desde el 1 de enero. Estudia el calendario de compras y actúa.
  7. Dona en condiciones adecuadas y con estilo. Si vendes haz lo mismo. Date un plazo y si no lo vendes; dona. Sé rápido, despeja zonas y aprende a disfrutar de los espacio vacíos; tienen su belleza Persevera.
  8. Lista y enumera jerarquizando las acciones constantemente. Tacha y pasa a la siguiente acción solo si la has completado al completo. Ahorrarás tiempo y dinero. Persevera.

Tienes más consejos en mi Manual para organizar tu casa (2ª Edición)

Sitios donde puedes comprar: 21,00 € Amazon,  FNAC,  La Casa del Libro,  El Corte Inglés,  Troa. Y, por supuesto, directamente en mi web: PiaOrganiza.es

Aprenderás los fundamentos lógicos del orden en casa y sistemas de organización familiar que ya están funcionando. Cómpralo ahora.

Después de la Navidad el orden se impone.Agencia EFE

Después de la Navidad, el orden se impone

Se acaba la Navidad y el tedio de recoger y de abrir la nevera nos paraliza, pero hay que volver a poner la casa en orden y establecer prioridades

Publicamos la entrevista que me ha hecho Inmaculada Tapia de la Agencia EFE y publicada el 5 de enero 2019

Madrid (EFE).- La máxima para recoger la casa después de Navidad es: todos a una. Si poner la decoración fue un trabajo en equipo, recoger también. Establecer un orden en el calendario de comidas es vital para no desperdiciar lo que ha sobrado.

Podríamos decir que la resaca de cualquier casa después de navidad se traduce en pequeñas cintas brillantes que se despegan de la original por todas partes, además de restos de comida a los que ya no nos apetece hincarles el diente. Pero llega el momento de poner orden y lo mejor es contar con la colaboración de todos.

Orden en casa después de Navidad

La organizadora profesional de casas, Pía Nieto, recomienda establecer una estrategia “antes y después” de que las fiestas comiencen.

“Tan importante es preparar la Navidad con todo lo que conlleva decorar la casa y el planteamiento de los menús de las comidas y cenas más importantes, como qué hacer después de que termine”, dice la autora de “Manual para organizar tu casa” (Ed.Arcopress).

Recomienda ir estableciendo un calendario para todo. En el apartado de la alimentación hay que tener en cuenta cuándo y qué se compra, preelaborar el menú para después congelarlo o preservarlo en la nevera. Un apartado “tan importante como la decoración de la casa”.

La experta recomienda una distribución del trabajo en la que participen todos los miembros de la familia

“Cuando recogemos la decoración que hemos puesto, aunque nos dé una pereza horrorosa, hay que hacerlo con orden y adaptarnos a la situación con una visión positiva y sencilla”, siendo prácticos y pensando que el año próximo tendremos que redecorar la casa.

La cuestión es no “estresarnos con ello. No tenemos porqué hacerlo según termine la última fiesta. Démonos un poco de tiempo y esperemos la ocasión más conveniente”, aconseja Pía Nieto.

El orden es positivo

La experta recomienda una distribución del trabajo en la que participen todos los miembros de la familia, para que así todo el mundo tenga en cuenta el esfuerzo que supone hacerlo y recuerda que si fue una fiesta sacar todos los adornos, hay que plantear el orden también como una fiesta y un recuerdo de lo divertido que ha sido vivir la Navidad.

Establece “una estrategia de orden que simplifica y que nos ayuda a quitar y poner los adornos cuando llega el momento”.

Establece “una estrategia de orden que simplifica y que nos ayuda a quitar y poner los adornos cuando llega el momento”.

Si bien no hay que precipitar el orden sí hay que dejarlo todo recogido el día que se empieza, según explica Nieto. En el caso de que tengamos trastero, todo queda solucionado y no hay problemas de espacio. “Lo importante es hacer pequeñas comisiones: unos se encargan del belén y otros del árbol. Mi experiencia me dice que lo mejor es recogerlo todo de un tirón, pero con una retirada sin presiones y así se aprovecha para limpiar a fondo. Y aquí no ha pasado nada”.

Las “cajas transparentes son muy útiles. Hay que etiquetarlas en el exterior y que ponga claramente todo lo que hay en el interior”.

Por orden

La tradicional corona de adviento, como es el primer elemento decorativo, con sus cuatro velas, que se saca cuando la navidad está en ciernes, recomienda dejarla a mano, para sacarla la primera, “porque va por delante de la Navidad”.

Telas, arpilleras, la figuritas del belén o el musgo todo hay que guardarlo con sumo cuidado para que esté en perfecto uso para el año siguiente. Las etiquetas de las cajas deben ser bien grandes y claras, “hechas a mano, sin complicarnos mucho”.

Esta experta de orden recomienda que si se ha roto alguna pieza del belén lo mejor es restaurarla sobre la marcha, “no dejarlo para el año próximo. Y los elementos decorativos que no se puedan recuperar se tiran. Es importante tener agilidad para tirar y hacer de la limpieza algo divertido para que la casa vuelva a un rodaje que es el que necesitamos todos”.

Esta experta de orden recomienda que si se ha roto alguna pieza del belén lo mejor es restaurarla sobre la marcha.

¿Qué hacemos con la comida?

Para dar salida a los alimentos que han sobrado lo mejor es elaborar un calendario de menús durante la semana siguiente, “así en una semana habrá desaparecido el consomé o la carne. Lo más adecuado para no cansarnos es transformar, bien con una salsa o en otro alimento, lo sobrante.

“Podemos hacer una pasta con algún tipo de pescado o con huevo; las tradicionales croquetas son un atractivo pero también podemos procesarlo como un sencillo y delicioso pastel de verduras”, indica Nieto.

Nieto concluye que “nada se tira y que tampoco hay que obsesionarse con la limpieza. Algunos detalles básicos son suficientes para recuperar el ritmo del hogar”. El orden nos devuelve a la realidad. EFE

 

Toca recoger la Navidad. Descárgate esta plantilla en Pía Organiza

Feliz año 2019 y cada vez mejor organizados en casa.

Da pena, pero es la realidad. Toca recoger todo lo de Navidad y recogerlo bien.

No creas que se tarda tanto. Si guardaste bien las cajas el día que lo montaste todo, en sus altillos, con sus papeles de periódico dentro para envolver de nuevo las figuras del belén, los detalles, las bolas, el cutter y el celo de embalar… tienes muchísimo ganado. Prepara la aspiradora, una bayeta de microfibra, el limpiacristales, un par de bolsas de basura y cuenta al menos con “un pinche mínimo”. Imprímete estas plantillas, corta los carteles y pégalos con la propia cinta de embalar transparente ancha, sin piedad – por cierto, lo del pegamento de barra es una complicación–, y recuerda:

Todas las cajas deben estar etiquetadas en el mismo costado o por el mismo sitio. Esto facilitará su lectura nada más entrar en el trastero, o al abrir el altillo. Y recuerda poner delante lo que sacarás antes: por ejemplo, la Corona de Adviento.

Igual que planificamos el día que vamos a decorar y poner el Belén, también hay que tener en cuenta el día de la recogida y hacer equipos. Ponemos una música agradable y terminamos ese mismo día. Incluye deshacerte de la basura. Recuerda lo que siempre te aconsejo en mi libro “Manual para Organizar tu Casa”: cierra ciclos, completa acciones. No dejes flecos; así trabajarás con más intensidad y disfrutarás mucho más. Si ves que no puedes, no pasa nada, en cuanto sea posible: prioriza, retoma y termina. Te sentirás estupendamente.

Este es el link a los tres folios de las plantillas.

Cualquier duda o tema que me quieras comentar, ya sabes que puedes hacerlo a través de infopiasweethome@gmail.com y te contesto lo antes posible.

Reciclar las sobras de Navidad

Reciclar las sobras: congelar y variar

Otro año más te ha vuelto a pasar. Por mucho que sepas que sois diez comensales para la cena de Nochebuena y otros diez en la comida de Navidad, al final acabas cocinando para 20 en cada tanda. Ocurre lo mismo en Nochevieja. ¿Y ahora qué? ¿Cómo afrontar esta situación? La palabra clave es reciclar las sobras. Ahorras dinero, esfuerzo y tiempo.

Tienes tres opciones para reciclar las sobras de Navidad: pasarte la semana post-Navidad comiendo los restos, o bien tirar todo a la basura sin contemplaciones (¡MAL!) o quizá ¿reciclar? En el capítulo 8 de mi libro “Manual para Organizar tu Casa” lo digo y te doy razones e ideas que ahora comparto contigo.

Este es el propósito para estas fiestas: no desperdiciar nada y reciclar las sobras de Navidad de modo creativo. Así no acabarás cansado de tanto cordero, tanto pavo y tanto salmón asado.

¿Y sabes lo mejor? Que no tienes que comer las nuevas creaciones durante los siguientes días, muchas las puedes congelar y usar más adelante. Es interesante poder distanciarlas unos días. Ten en cuenta que no solo se trata de reciclar sino de equilibrar la dieta para ir bajando los kilos que, seguro, hemos cogido estos días.

Ideas sencillas para reciclar:

– Si has hecho pescado: Puedes usar las sobras para hacer hojaldre con espárragos verdes o pimientos rellenos o una sabrosa sopa de pescado con el fumet de las gambas que has reservado y congelado.

Fumet de pescado para reciclar sobras de Navidad de pescado

Fumet de pescado para reciclar sobras de Navidad de pescado. Foto chefplus.es

– Si era salmón: también puedes convertirlo en quiche de salmón con puerros y cebolla.

– Si era pavo: puedes hacer unas tostadas con bechamel y queso gratinadas, tortitas de trigo con cebollita o chalota, fajitas rellenas de ensalada y pavo.

– Si era cordero: unas estupendas croquetas que podrás combinar con una ensalada de granada.

Reciclar las sobras de Navidad haciendo unas suculentas y calentitas croquetas con una buena ensalada en plan detox. Foto: Pinterest

Reciclar las sobras de Navidad haciendo unas suculentas y calentitas croquetas con una buena ensalada en plan detox. Foto: Pinterest

– Si era pollo: es muy fácil te propongo una deliciosa lasaña, unas croquetas, un pastel tipo chiché con puerros, una empanada o una riquísima ensalada ‘Cobb’ (tienes la receta en: https://piasweethome.com/?s=ensalada+cob&submit=Buscar).

– Si era cocido: con las sobras de carne y panceta se pueden hacer unas tostas con pan de pueblo gratinado, con la verdura un pudin y con los garbanzos y las patatas un sabrosísimo puré.

– Con las sobras de turrón: un pudin con salsa de caramelo o helado de vainilla. Puedes hacer bizcochos e introducirlo dentro picadito, cup cakes o bien hacer unas natillas y ponerlo en la parte de debajo del recipiente con o sin puré de manzana. Depende de las calorías que quieras consumir. Una opción muy acertada sería: rodajas de naranja y picadito de turrón. También puedes hacer flan y semifrío pero no te lo recomendaría.

– Con los restos de tartas y bollería: una presentación en porciones individuales decoradas con algo de fruta que ayuda a consumir y digerir mejor.

Reciclar sobras de Navidad: Haz suculentos bizcochos

Reciclar sobras de Navidad: Haz suculentos bizcochos con restos de dulces y turrones cortados en pequeños trozos. Puedes acompañarlos con unas sencillas natillas o leche merengada.

– Si es cava: el ‘Coronel’ (restos de cava y helado de limón pasado por la túrmix).

– Si es helado: el ‘Valenciano’ (helado de vainilla, zumo de naranja y chorrito de Cointreau).

Espero que te hayan resultado de utilidad. Comparte este link a tus amistades y te lo agradecerán. Recuerda que puedes congelar bastante y que… en el congelador ¡todo bien etiquetado! Y si quieres quitártelas todas a la vez invita a los amigos a cenar y quedarás como un  rey… te copian seguro. No te olvides, como siempre, de cuidar los detalles. Es casi lo que más cuenta.

Envíanos tus sugerencias a infopiasweethome@gmail.com estaremos encantados de compartirlo

El Christmas cake de Pía

Un clásico para hacer este fin de semana: mi delicioso cake de Navidad que nunca falla y que a todos encanta para desayunar.

Un regalo home made, típico de estas fechas son los cakes de Navidad o bizcochos hechos a base de mantequilla. Me especialicé hace unos años porque en el lugar en el que trabajaba gustó mucho el primero y después vinieron muchos más. Poco a poco fui mejorando e incluso me permití un guiño: innovar en esta típica receta Brit.

Como estamos muy cerca de Navidad te voy a contar algo de mis secretos. Tengo que decirte que la gente los espera con ilusión y para mí eso es lo más importante. Para hacer uno de estos suculentos cakes de Navidad:

Necesitamos:

El peso de los huevos en: mantequilla, harina, azúcar. Una cucharadita de levadura en polvo, o de bicarbonato sódico y una copita de coñac (25 gr).

Optativo: frutas escarchadas, nueces, pasas, ciruelas, botoncitos de chocolate, restos de turrón … lo que quieras. Incluso de sabor a café, vainilla, naranja…

Proceso:

  1. Velocidad máxima de batidora: Batir la mantequilla (a temperatura ambiente) + azúcar hasta conseguir que quede de color blanco blanco y espumoso.
  1. Velocidad moderada de batidora: Añadir uno a uno los huevos. Incorporar los 25 gr de coñac al final.
  1. Bajando la velocidad al mínimo: Mezclar muy bien la harina+ 25 gr más de harina por la copita de coñac, la levadura y el bicarbonato e incorporar, a la mezcla anterior.

    Es el momento de poner las frutas escarchadas cortadas (Bronoise o cuadrados pequeños) o lo que queramos. Enharinar las frutas y en un colador darle unos golpecitos para eliminar los restos de harina sobrantes. Añadirlos a la masa.

  1. Introducir en un molde alargado previamente engrasado y enharinado (sacudir la harina sobrante).
  2. Espolvorear de azúcar a lo largo haciendo un camino para que al cocer se abra y suba.
  3. Horno fuerte (200ºC) los 10 primeros minutos y luego reducir a 180ºC. En total entre 50 y 60 minutos. Pinchar para comprobar que la aguja sale limpia, pero no abrir el horno hasta que hayan pasado 45 minutos para que no se baje.
  4. Sacar del horno. Dejar enfriar. Desmoldar sobre una rejilla para que no sude.

IMG_2295

Foodcake-PiaSweetHome-Tefalcom-jpg

Consejos:

  • Los cakes están mejor si una vez hechos se congelan. Pueden durar hasta 1 mes congelados.
  • No abrir nunca el horno antes de los 45 minutos porque al introducir aire la masa se bajaría de golpe.
  • Los puedes decorar con azúcar glas o un baño de chocolate o glaseado de naranja.
  • Servir en fuente alargada o redonda. Para meriendas o desayunos se suele presentar cortado. Suelen ir acompañados de una salsa inglesa (natillas) o mermelada.

Cakes con sabor a:

  • Nescafé: Diluir 10 gr de nescafé en polvo en la copita de coñac.
  • Vainilla: Añadir la puntita de una cucharita de moka en el coñac.
  • Naranja (sustituir el coñac por Cointreau o añadir al coñac esencia de naranja o de mandarina. Se puede poner también licor de mandarina).
  • Como ves hay infinitas posibilidades. Lo importante es dominar la técnica.
  • Una precisión importante de PsH

En Gran Bretaña el cake es un pastel que se toma normalmente en el five o’clock afternoon tea. La base es el cake y suele llevar frutas maceradas en whisky, reposadas durante mucho tiempo. En las tiendas se venden enlatados para su mejor conservación. Los podrás encontrar en Fortum and Mason o en el Savoy en Londres. Lleva una cobertura de chocolate, merengue o incluso mazapán. Este sería el caso del Cristmas cake que se tomaría con sándwiches, mermeladas, crema y minipastelitos. Pero esto lo dejaremos para otro post.

Links de interés: Paul-Hollywoods-Christmas-cake

Esta Navidad, regala el Manual para organizar tu casa

Sitios donde puedes comprar: 21,00 € Amazon,  FNAC,  La Casa del Libro,  El Corte Inglés,  Troa. Y, por supuesto, directamente en mi web: PiaOrganiza.es

Aprenderás los fundamentos lógicos del orden en casa y sistemas de organización familiar que ya están funcionando. Cómpralo ahora.

 

 

Pastelitos de crema Sableé con mousse de mandarina

Un postre de Navidad con mucho acierto

Como ya sabes y he comentado en mi Manual para Organizar tu Casa, las fiestas hay que prepararlas con antelación, especialmente desde la cocina. El secreto es elaborar o preelaborar y congelar o mantener refrigerado unos días antes. Este postre se puede hacer una semana antes y mantener en la nevera tapadito para que no coja olores, tanto la base o galleta como la mousse. Luego el mismo día unas horas antes, fácil, fácil, haz el merengue, decora, gratina y ponlo en un lugar seco. Para 6 personas tardarás unos cuarenta minutos. También se puede hacer con un molde grande rectangular o redondo, no te compliques; lo que tengas en casa. Una ración de 100 g tendrá unas 250 calorías.

Ingredientes:

Para la masa Sableé:
2 yemas de huevo, 80 g de azúcar y 1 cucharada de azúcar avainillado
80 g de mantequilla
140 g de harina y 1 cucharadita de levadura en polvo bien mezclada

Para la mousse:
300 g de mandarinas y 200 g de queso blanco para untar
2 claras de huevo, 70 g de azúcar y 3 hojas de gelatina neutra

Para el merengue:

1 clara de huevo y 500 g de azúcar
Decorar: 6 rodajas finas de naranja confitada

Prepara la masa:

Bate las yemas con el azúcar. Añade la mantequilla, el azúcar avainillado, la harina con la levadura y amasa unos minutos. Dale forma de bola y envuélvela en film transparente. Déjala dos horas en la nevera.

Estírala y córtala:

en rectángulos gruesos de 10 x 3 cm. Luego ponlos en una bandeja forrada de papel sulfurizado, separados entre sí. Cuécelos 20 minutos en el horno precalentado a 170º.

Lava las mandarinas y sécalas:

Ralla la piel y exprímelas. Remoja la gelatina en agua tibia 5 minutos. Vierte el zumo en un cazo, añade el azúcar y lleva a ebullición, removiendo. Añade la gelatina escurrida, remueve bien y deja templar.

Añade el queso y la ralladura:

Monta las claras a punto de nieve y añádelas a la preparación anterior. Vierte la mezcla en moldes rectangulares individuales de silicona y congela 4 horas.

Monta la clara del merengue a punto de nieve con varillas.

Añade el azúcar poco a poco sin dejar de batir hasta conseguir un merengue duro. Introdúcelo en la manga pastelera con boquilla rizada.

Dispón una porción de mousse sobre cada galleta y decora con el merengue en zig-zag.

Tuesta unos segundos en el grill o con soplete, si tienes. Decora con trocitos de naranja confitada y sírvelos enseguida. Puedes acompañarlo de un vinito dulce o licor. Son los detalles del perfecto anfitrión del que te hablaba en mi post “Cómo ser un buen anfitrión en Navidad en 10 pasos”.

Preséntalo en esas bandejas ideales que tienes y que reservas para las fiestas y la Navidad.

Esta Navidad, regala el Manual para organizar tu casa

Sitios donde puedes comprar: 21,00 € Amazon,  FNAC,  La Casa del Libro,  El Corte Inglés,  Troa. Y, por supuesto, directamente en mi web: PiaOrganiza.es

Aprenderás los fundamentos lógicos del orden en casa y sistemas de organización familiar que ya están funcionando. Cómpralo ahora.

Foto destacada: lecturas.com

Regala el “Manual para Organizar tu Casa” estas navidades.

Tan solo lleva un mes en el mercado y ya se le considera un best seller. 

¿Por dónde empezar a la hora de organizar una casa? ¿Ordenar antes que organizo? ¿Cómo limpiar de forma inteligente? ¿Es posible lavar para no planchar? ¿Cómo ahorrar con cabeza? Los hogares más organizados son más felices.

Hay personas que me preguntan cómo conseguir que la casa funcione bien de una vez por todas. La respuesta es sencilla: ten objetivos claros y luego organiza y supervisa cada una de las tareas hasta lograr el nivel de bienestar que desees.

Para mí, además, es clave controlar el tiempo y establecer unas rutinas que me hagan más eficiente; de hecho el trabajo fluye mejor y nos cansamos menos. Es curioso ver cómo la organización y el orden van unidos, la conexión es total, el cerebro funciona mil veces mejor, disfrutas más de lo que haces y se es más positivo. Este Manual es una guía en la que encontrarás los fundamentos para organizar tu casa. Consúltalo en esos momentos de desesperación, porque seguro que encuentras alguna que otra solución.

Sitios donde lo puedes comprar: 21,00€

Amazon

FNAC

La Casa del Libro

El Corte Inglés

Troa

Y, por supuesto, directamente en mi web: PiaOrganiza.es

Este es su interesantísimo índice:

Los primeros capítulos centran los temas de orden y analizan lo que nos pasa a la mitad de las personas de esta tierra.

Empezamos a organizar nuestras casa con pequeñas pautas sobre el uso de tiempo –seas rápido o lento, tardas un tiempo en hacer las cosas bien. El workflow de nuestros espacios y en especial el de la cocina y el lavadero. Una de mis debilidades.

Tres grandes áreas de una casa: la alimentación, la ropa y los armarios. leyendo éstos tres capítulos aprenderás, mejor dicho, recordarás infinitud de detalles oídos en casa de tus padres y que ahora, brillan de nuevo ante la necesidad de recordarlos y aplicarlos a tu vida real. ¡Ahora sí que los necesitas!

Me interesan mucho estos tres apartados. Entre otras cosas porque hacen referencia al presupuesto y a que todos en casa sepamos lo que cuestan las cosas.

 

Lógicamente el capítulo de cómo seleccionar y llevar a la empleada del hogar es el que más me estáis demandando. Mi experiencia va más allá de lo escrito aunque he dejado plasmado gran parte de lo que se debe tener en cuenta en cada momento. Espero que os guste, ilumine un poco y nos haga mejores a todos.

Espero que te guste cuando lo compres o regales y que me sigas en Instagram y resto de redes sociales en las que voy publicando cosas que todos nos encontramos en el día a día. Te deseo una feliz Navidad y una feliz organización navideña. Gracias a todos los que me felicitáis por el libro y gracias a todos los que ahora me estáis leyendo.

Aprenderás los fundamentos lógicos del orden en casa y sistemas de organización familiar que ya están funcionando. Cómpralo ahora.