Últimas Entradas

Cómo hacer el cambio de temporada en el armario.

Cómo hacer el cambio de temporada en el armario

 

Con la llegada del otoño viene también el cambio de temporada y el orden de los armarios. El secreto es: planificación y logística. Como resultado disfrutarás mucho más y tendrás todos los armarios ordenados en un tiempo récord

Antes de nada hay que tener en cuenta que si estamos pensando en cambiar varios armarios, el de los niños y el nuestro, hay que hacerlo con orden, es decir primero unos y luego otros. Te aconsejo siempre separar para trabajar mejor y no mezclar cosas. Ten en cuenta que llegar hasta el final lleva su tiempo. El día que decidas hacer el cambio de armario, la ropa debe estar limpia, por lo tanto, lava y vuelve a colgar hasta el día del cambio, que deberá ser total y completo. Por eso cuando se guarda la ropa de temporada, se guarda toda. Dejar cosas sueltas es un desorden.

Tres temas básicos:

  1. Ponte en marcha, pero disfrutando, sin estrés, pero con ritmo.
  2. La teoría de los módulos estancos es la solución, si el espacio es reducido. No desplegar todo lo que tenemos mezclando temporadas. NOOOOO!!!!
  3. Limpiamos antes de empezar. Limpiamos antes de guardar.

Mis imprescindibles

  1. Perchas para camisas y pantalones/fundas de tela/cajas
  2. Un lápiz, con buena punta, para marcar y un sacapuntas.
  3. Bolsas resistentes de basura para llevar a donar o descartar.
  4. Aspiradora, bayeta de microfibra y limpiacristales.

4 ideas claras que lo hacen muy fácil

1. Ten claro el lugar de destino: dónde lo vas a guardar: en el altillo del mismo armario, en otro lugar, etc.… y calcula el esfuerzo. Da tranquilidad saber que todo está controlado, agrupado por personas y ordenado, aunque haya distancia a tu armario de diario. Por eso, pueden ser buenas opciones otras zonas de la casa o un trastero en un sótano bien aislado, y han de estar limpios y en orden.

2. Iguala las proporciones entre tus cajones y tus cajas de almacenaje: que tu cajón coincida con la caja es difícil pero, no es tanto que sea proporcional. La proporción de la caja es la solución para no tener que volver a doblar las prendas que vas a guardar. Si el cajón tiene todo en medida PAR -10, 20, 40 cm-, que tu caja también sea medida PAR-40, 80 cm- De forma que, al tener las mismas medidas, no doblas, no piensas y solo guardas.

3. Controla que la medida de las cajas y bolsas para adaptar el esfuerzo de doblar a un múltiplo. Si mide 40, podremos doblar prendas en bloques de 20 cm o de 40 cm o… de 10 en 10 cm (caso de enrollar, por ejemplo, ropa interior: calzoncillos, braguitas, calcetines, las camisetas). Tener esas proporciones en la cabeza es muy práctico y un tema de orden.

4. Limpia el suelo antes de empezar, para que al dejar las cajas, no se manchen. Debemos trabajar siempre en zonas limpias.

Parte del éxito es que todo sea rápido

1. Empezamos por el verano, es decir, la temporada que toca retirar. 

  • Trabajamos sobre la cama lo que sacamos del armario. Como las cajas las tenemos llenas con la ropa de invierno, tendremos que dejar sobre la cama u otro plano –mesa, cómoda, etc.- toda la ropa de verano que vamos sacando de nuestro armario. Momento clave para pensar si lo conservamos o no. Por eso es bueno tener una bolsa de basura cerca. Y pieza a pieza vamos doblando y la colocamos perfecta en el montón de su categoría: camisetas, bermudas, pantalones… Pero aún no metes nada en las cajas. Ya llegará.
  • Dejamos en el armario la ropa que es atemporal y la ropa interior, pero las revisamos.
  • En el caso de las corbatas /cinturones de hombre; decidir si mover o no.
  • Atención a los bañadores y ropa de playa, no los metas en bolsas de plástico, mejor tela. Seguimos sobre la cama.
  • Si te fijas, aún no sacamos los zapatos de verano. Se quedan en el armario hasta dentro de un rato. Este sistema estanco resuelve cada categoría hasta el final. “quito algo, pongo algo en su lugar”. Así, podemos desplazarnos por la habitación con cierta comodidad.

2. Limpiamos solo la parte del armario que vamos resolviendo, como por parcelas.

3. Como ahora el módulo superior del armario ya lo tenemos vacío y limpio, colocamos la ropa de invierno en los cajones, estantes y perchas (blusas, chaquetas de punto, etc. pero no las chaquetas, cazadoras o blazers que aún ni he ido a por ellos). En muchos casos los abrigos van todos en un armario ropero en la entrada.

4. Colocamos ahora todo lo de verano que teníamos sobre la cama en esas cajas ya vacías. Verás que te sobra espacio porque, normalmente la ropa de verano ocupa menos. Las cajas las podemos apilar en el suelo, porque está limpio, ¿recuerdas?

5. Tema zapatos: Sacamos primero de sus cajas todos los zapatos de invierno y los colocamos ordenados en un lateral vacío de la habitación, en una sola línea, poniéndolos alineados con las puntas contra la pared, por ejemplo. Debes poder desplazarte tranquilamente.

6. Y ahora sí, sacamos del armario los zapatos de verano, se limpian y los metemos directamente en las cajas que tenemos abiertas (antes vuélcalas para que caiga el polvo y pasa una microfibra). Marca por tallas las cajas de los niños. El mundo chanclas-alpargatas de esparto, las puedes emparejar con unas gomas; te ocuparán menos y no se desparejan. (En el caso de niños es muy práctico).

7. Aspira y pasa una microfibra húmeda a la parte de los zapatos y coloca –ahora sí- tus zapatos de invierno con criterio de orden o categorías: diario, vestir, deporte, casa, botas…

8. Coloca toda la primera fase en destino: lleva las cajas de ropa pequeña y la de los zapatos ya a su destino. Despeja de nuevo la habitación. Entran los abrigos y chaquetas.

9. Vamos a por las bolsas de tela con abrigos y chaquetas. Abrimos y colgamos directamente. En sus fundas podremos terminar de colgar aquellas piezas de verano que no se hayan doblado y metido en cajas: vestidos más largos, pantalones, etc. Etiquetamos. Al acabar, nos desplazamos con esas bolsas y las colgamos en destino.

10. Los bolsos, cesta de verano… Si tu zona de bolsos es la que es, adelanta a un primer plano los de la temporada y desplaza al fondo los de menor uso. Revísalos antes para que estén limpios y vacíosGuardarlos siempre unos dentro de otros y si tenemos espacio, metemos papel dentro para evitar que se deformen. Pueden ir en cajas.

Parece que nos aproximamos al momento final del cambio de temporadacuidando hasta el último detalle. Vamos a ponernos delante del armario para ver si todo está recolocado mejor que la temporada anterior porque he distribuido mejor y he retirado cosas que no usaba. La sensación de bienestar y de serenidad es impagable. Si tienes hijos te animo a que lo hagas con ellos y aprenderán. El año que viene lo harán solos. El armario es el reflejo, en parte, de lo que soy. Si está ordenado, mi cabeza tiene más posibilidades de estar ordenada también, y eso afectará a todas mis actividades y seré más productivo.

Perdonad que ha salido un post un poco largo pero, son muchas las personas que me lo han pedido y creo que valía la pena hacerlo completo. Gracias por llegar hasta aquí.

El cambio de temporada y el orden de los armarios es una cuestión de método y lógica. Cualquier cosa ya sabes que si me envías un mail a infopiasweethome@gmail.com, te contesto enseguida.

 

 

 

Cómo tener el costurero organizado

Tener el costurero organizado es una cosa y mantenerlo ordenado es otra

Es cierto que por un precio bastante razonable podemos encontrar cerca de casa talleres que nos hagan todos los arreglos y mejoras de la ropa que necesitemos, pero, hay que tener un costurero organizado para emergencias y para pequeñas cosas que, si nos organizamos bien, tendrán su momento

Antes nos enseñaban a coser en el colegio y nuestras madres reforzaban algo en casa

Hoy es una de las actividades que yo reclamaría en los colegios para todos por la destreza que supone y las habilidades que desarrollan en los niños: concentración, buen cálculo, terminar las cosas hasta el final (recogida de los hilos, seguir cada una de las partes del proceso de coser, comprobar que tenemos lo necesario, colocar cada cosa en su sitio con precisión, etc.), creatividad y paciencia. La verdad es que sentarse a coser te mete en un mundo de tranquilidad, concentración y relajación maravilloso y si pones un poco de música es lo máximo para desconectar de casi todo.

Si no sabes los fundamentos de la costura siempre puedes hacer un intensivo en alguna tienda o con una persona que sepa; yo aprendí en el colegio y luego preguntando y practicando. Voy a lo básico: dobladillos, botones, estrechar o ensanchar, algún zurcido básico para calcetines y luego el apoyo de la máquina de coser que es una maravilla; con ella y dos tipos de pespuntes remato toallas, paños viejos y algún que otro mantel. Poca cosa, la verdad porque no logro sacar más tiempo, pero lo suficiente para resolver lo ordinario y no acumular.

No hay nada más desanimante que ver cómo sube la montaña de ropa a coser. Pon día fijo.

Suelo recomendar dedicarle media hora a la semana en un momento en que se pueda estar tranquilo, con las “menos interferencias posibles”, por ejemplo, sin tener que levantarnos a atender otras cosas porque no nos cundiría y en uno de esos movimientos se nos podría caer la aguja y desenhebrarse, lo cual es bastante fastidioso. Mira a ver si el jueves, por ejemplo, a una hora tranquila puede ser un buen momento.

Costurero organizado

En un costurero bien organizado todos los elementos han de estar en orden y tener su lugar. No hace falta que sea grande, a veces, una sencilla caja o un estuche de fieltro, puede ser suficiente. Foto planas y linares

La costura debe estar planificada en el conjunto de la organización de la casa como lo está el día de la compra o de lavar las toallas. Lo que pasa es que como siempre tendremos otra camisa o pantalón alternativo, esas prendas van cayendo en el cesto de la costura como un precipicio sin fondo. Mi experiencia es que si necesito coser tengo: primero que programar en qué momento lo puedo hacer y segundo comprobar que tengo todo lo necesario en mi costurero organizado. No hay cosa que me moleste más que no encontrar justo en el momento que voy a coser, el hilo del color que necesito o los alfileres porque se han cogido para manualidades. Una vez programada la costura como una tarea más del universo doméstico, entonces toca coser.

Primero se organizan las categorías. Después se ordena.

Los imprescindibles de un costurero organizado

Esto es lo que debe llevar todo costurero organizado:

    1. Agujas: hay de varios números y dependiendo de qué tipo de prenda y tipo de puntada va mejor usar unas que otras. Lo importante es tenerlas todas pinchadas con doble pespunte y en paralelo con las puntas en la misma dirección. La aguja curvada sirve para coser botones de sofás. Las más cortas para tejidos más ligeros y las más largas para hacer algo más de fuerza.
    2. Alfileres: en la caja o pinchados en su acerico.
    3. Imperdibles: enganchados entre sí no se pierden.
    4. Dedal: acostúmbrate a tenerlo y a usarlo.
    5. Metro: bien enrollado y en su sitio.
    6. Tijeras: bien afiladas y con su cinta de colgar, así no se pierde.
    7. El mundo del botón: en cajas transparentes planas y no muy grandes. Vale más tener varias para clasificar por colores. Tres sería suficiente: y la de botones blancos siempre mayor.
    8. Corchetes y automáticos: son muy socorridos.
    9. Hilos de hilvanar: si coses mucho cómpralo. Es más económico, grueso (algodón) y es muy fácil de quitar.
    10. Hilos coser: pregunta siempre antes en la mercería y explícales para qué lo vas a coser. En general, fíjate que estén envueltos en papel celofán y que al menos sean de dos o más cabos para asegurar que sea duradero y de mejor calidad. Normalmente en la estructura de la bobina verás los metros y de qué tipo es el hilo: poliéster, algodón, etc. Ten siempre, blanco, negro, marrón, azul y gris. Unas ideas prácticas si las necesitas para saber qué tipo de hilo usar, ya que el grosor está en función de la prenda a coser: 40/3 muy grueso (vaqueros, lonetas de cojines, etc.); El de 70/2 y 60/2 grueso mediano o torzal (algodón, botones, remates, ojales, etc.; El 100/2 Delgado (ropa de niños y por último el de 120/2 Muy delgado (encajes, bordes de pañuelos)
    11. Gomas de calzoncillos si hay chicos en casa.
    12. Cinta blanca de 1 cm: para todo, ganchos para trapos, marcar la ropa.

El costurero de mi madre es una maravilla

Le hice una foto y la publiqué en Facebook y tuvo muchos likes. ¿Qué tenía de especial? pues que es un costurero de madera, bastante grande y con dos niveles. Si has tenido la suerte de heredarlo de tu madre eres un afortunado, pero si no también lo puedes comprar ya equipado por 15 € y así solo tendrás que mantener tu costurero organizado. No hace falta que sea muy grande, pero sí que tenga las divisiones necesarias para guardar todos los elementos. Mi consejo es que lo tengas en el mismo armario donde guardes la plancha. También puede funcionarte, si es bonito, tenerlo más a mano en el salón. Lo que quieras. Recuerda que para coser lo necesario el secreto está en programarlo. 

Y recordemos que ordenar es devolver a “su sitio” lo que está organizado previamente.

 

Escríbeme a infopiasweethome@gmail.com y me cuentas las dificultades que tienes y si quieres envíame foto de tu costurero para publicar en Facebook e Instagram.

Piasweethome, cumple tres años

Piasweethome es una aventura estupenda que volvería a repetir.

Los inicios de Piasweethome en una tertulia con mis hermanas fueron muy retadores. Desde entonces hasta hoy han ocurrido cosas maravillosas: proyectos nuevos, gente estupenda a la que he conocido, cantidad de cosas que he aprendido y ¡hasta un Manual sobre organización de la casa que pronto saldrá a la venta! Sí, Piasweethome, cumple 3 años repletos de vida.

En mayo de 2o15 en una tertulia informal con mis hermanas hablábamos de hacer “algo”. Se referían a un blog para compartir todas nuestras experiencias de organización y orden en casa. Mi madre, Mabel, era la principal inspiradora de esta idea. Pero lo que ocurrió es que se fueron yendo a otra habitación y nos quedamos Maite y yo. Maite procede del mundo del Diseño gráfico y Diseño de interiores, pero yo no sabía nada de nada de este mundillo. Hablamos y empezamos a pensar en los contenidos, es decir en las secciones que llevaría el blog. Teníamos claro que debía ser solo de temas relacionados con la casa, nuestra gran pasión. Pero las cosas no salen como quieres a la primera sino que necesitan tiempo para ir cuajando y centrarse mejor. Luego había que poner el nombre y por fin, después de varias votaciones y muchos posibles nombres en los que sí participaron todas, incluida mi madre, apareció Piasweethome, porque el hogar está hecho a base de detalles dulces. Era agosto de 2015.

Aún quedaba el gran reto de las redes sociales para Piasweethome; repito que yo no había dado ese salto porque no lo necesitaba o no había llegado el momento. Había que estar en Facebook y Twitter, pero también teníamos que aparecer en Instagram y Linkedin. Sudaba tinta china hasta que poco a poco fuí cogiendo el ritmo y aprendiendo de otras personas. Los seguidores comenzaron a venir y a aumentar y es cuando hay que ponerse las pilas para hacer buenas e interesantes publicaciones. Y después el salto a Youtube con los videos de cómo organizar las distintas partes de la casa; aquello sí que supuso una gran prueba.

La motivación sacó lo mejor de mí misma.

En fin, Piasweethome se había ido alimentando de lo que había sido mi trabajo durante veinticinco años como Organizadora Profesional y serviría como lanzamiento a PiaOrganiza.es, mi trabajo, en el que sigo con Maite, maitenieto.es, complementándonos muy bien. Nos dedicamos a analizar y a Organizar la Casa –tu casa– para que funcione a la perfección, casi por inercia buscando la clave y los sistemas que te ayuden a que todo funcione mejor en casa y, por tanto, en la familia. Da igual la casa que tengas o vivas como vivas porque nadie se arrepiente de estar bien organizando ¿Verdad?

Los hogares bien organizados son más felices.

Pero esto no queda aquí. A mi me pasó como a Marie Kondo, que necesitaba llegar a más personas y compartir su sabiduría. Por eso en breve publicaré un Manual muy práctico que te ayudará a resolver y a organizar la casa. Sabrás de él en cuanto se publique. Prometido.

Gracias por acompañar a Piasweethome estos años. Tus comentarios me han ayudado a profundizar y a trabajar mejor. De hecho cada vez que salgo de una casa que he organizado, las personas me dan las gracias y me despiden con una sonrisa que me llevo en el alma. Es mi momento de gloria, ese momento de subidón por el que vuelvo a pensar que ha valido la pena.

Si, organizar y ordenar la casa es mi pasión. 

Y seguimos adelante dispuestas a ser de gran ayuda para todas aquellas personas que nos siguen y los que se irán sumando a lo largo de este año. Gracias de corazón.

Escribirme tus sugerencias a: infoPiaSweetHome@gmail.com

Las bebidas vegetales no son leche.

Las bebidas vegetales, no son leche

Se utiliza muy a menudo el término “leches vegetales” para hablar de las bebidas elaboradas a base de arroz, almendra, avena o soja… pero estas bebidas no son leche, ni tampoco productos lácteos.

Ocu.org – La Oficina de Consumidores y Usuarios, acaba de publicar un estudio muy interesante sobre lo que llamamos erróneamente leches vegetales.

Como cualquier alimento que tomamos debemos pensar los nutrientes que nos aporta y estar seguros de que es un alimento sano. No es bueno dejarse llevar por el run-run de las modas y menos aun con un alimento que es tan esencial para el desarrollo y el crecimiento como la leche. Otra cosa distinta es cuando hay una intolerancia.

¿Qué podrían tener en común las bebidas vegetales y la leche? Son blancas, vienen en botella o envase de cartón y que se beben. Ahí acaban las similitudes entre la leche y las bebidas vegetales conocidos por muchos como leche de soja, de arroz, de avena o de almendra. Las propiedades nutricionales de unas y otra son muy diferentes. La leche de vaca tiene calcio, grasa y proteínas y azúcares naturales. Sin embargo las bebidas vegetales llevan añadidos azúcares, calcio y algunas están enriquecidas con vitaminas B12 y D. Es decir las bebidas vegetales no son tan naturales como nos dicen que son. Además si eres consumidor hay que leer la etiqueta para comprobar que consumes justo lo que tu organismo necesita.

Las bebidas vegetales, no son leche.

Las bebidas vegetales no son leche. Antes de elegir una piensa si quieres que sea un sustitutivo de la leche de vaca, porque no lo es. Si tienes algún tipo de intolerancia o eres vegano, entonces deberás buscar el sustitutivo de calcio y controlar las cantidades de azúcar añadido que tomas. Foto: infosalu

No hay leches vegetales

Sin embargo, muchos consumidores lo llaman “leche”, es verdad que estas bebidas tienen poco que ver con un lácteo . Además, la norma prohíbe expresamente hablar de leche en el caso de las bebidas vegetales a base de soja, avena y arroz, aunque el término se puede usar en el caso de la bebida a base de almendras, también conocida como leche de almendras, aunque no lo sea.

Agua, aditivos, y poco más

Hemos analizado y comparado las principales bebidas vegetales del mercado, fijándonos en su contenido y valor nutricional, y concluimos que tienen poco que ver con la leche.

Sus partidarios, a veces detractores de la leche, hablan mucho de su valor nutricional, y muchos afirman que estas bebidas son una alternativa más equilibrada y saludable que los lácteos. Nuestro análisis ha comprobado que:

  • La cantidad de materia prima (almendra, soja, arroz …) oscila entre el 2% y el 16%.
  • La cantidad de grasa es similar a la de la leche semidesnatada.
  • Su contenido en azúcares, es muy similar al de la leche, pero a diferencia de esta, en muchas de las bebidas vegetales se trata de azúcar añadido.
  • La proteína varía mucho según la materia prima: en el caso de la bebida de soja es similar al de la leche, pero las demás se quedan muy atrás,es decir tienen menos valor nutricional.
  • La leche aporta significativamente más calcio.

No sustituyen a la leche

En resumen, por sus características y propiedades, estas bebidas no sustituyen a la leche. No obstante, las bebidas de soja son las más “ricas” desde un punto de vista nutricional.

Si eres intolerante a la lactosa, alérgico a la proteína de la leche de vaca, eres vegano, no te gusta la leche o no quieres tomarla, lo que sea y prefieres optar por una de estas bebidas, este análisis te ayuda a elegir las mejores opciones. Y siento decirte que tendrás que pagar unos cuarenta céntimos más por ella.

A pesar de lo dicho si tomas alguna de estas bebidas vegetales simplemente como un complemento más de tu alimentación, conocer este estudio, al menos a mi me ha ayudado a saber más para decidir con más acierto.

Envíame, si quieres tus comentarios o incluso a la web de ocu.org

Los mejores ambientes de CasaDecor 2018

Dentro de nada ya están las revistas Top Diseño sacando mejores imágenes que las mías, pero te aseguro que me hace mucha ilusión que seas de los primeros en disfrutarlo. Mira y dime si no es impactante.

Escalera de la entrada: Son ruedas de bici.

Maravillosas piezas separadores de ambiente: son de piedra sobre bandejas de acero.

Delicadeza absoluta para un vestidor y tocador.

Un pequeño detalle magníficamente bien ubicado. Me detuve en el papel. Me gusta la combinación de dorados, madera y negro.

Cortinas cosidas con diferentes tipos de telas.

El espejo también se añade a la nueva era del papel y del entelado.

Mira qué lámpara.

Marbellí 100%

¿Se puede ser más creativo y manejar sin miedos la fantasía y lo vegetal?

Mesa maravillosa. Ligera.

Wow!

Atrevido. Pintar techos y molduras no es nada sencillo. Yo sufro mucho.

Apliques: me los llevo.

Una composición perfecta clásica.

Fíjate en el panelado y en las planchas negras microperforadas.

Y este me gustó muchísimo. Creo que el que más. La forma ta perfecta de la chimenea en piedra y el equilibrio entre toooodas y cada una de las piezas.

Espero que te haya gustado y que vayas si puedes. Vale la pena.

Lo que he visto en ARCO 2018

ARCO no deja a nadie indiferente. A mí solo un poco. Esta es mi selección.

Este año creía que iba a encontrarme con obras un poco más potentes. Buscábamos algo que nos llamara mucho la atención. No es que me haya decepcionado, no, pero… no me ha llenado al 100%. No obstante lo que mas me ha gustado es lo que dejo aquí. Muchos no habréis podido asistir y por eso me gusta pasaros muy rápido la información. En especial me han gustado las obras de un par de galerías de arte, que van con toda su potencia. Y yo me quedo con lo que ha traído Galería de las Misiones de Uruguay. No os paso el link porque la web está en construcción. Decir que tenían vendidas todas sus obras y no es para menos. Chapó! por ellos. Y esta es mi selección.

Espero que te haya gustado lo que a mí. He incluido la textura del suelo porque me gusta ver que el cemento machacado por las moquetas de las ferias anteriores se puede mostrar si se limpian sus heridas.

Las texturas de CasaDecor 2018

Se acaba de inaugurar la 53ª edición de CasaDecor –del 15 de febrero al 25 de marzo–

Y a mí me hace ilusión pasaros las texturas que más me han llamado la atención. Ha sido un disfrute ver planta a planta y rincón a rincón. En realidad es un alarde del uso del espacio y de los materiales. Yo hoy os dejo con los materiales que me he encontrado y que están marcando ya la decoración de las casas. Aviso a navegantes: se mantiene el papel pintado –y va para largo– y siguen los panelados y los terciopelos.

Nada más entrar, una chica encantadora se te acerca y te explica la nueva gama que está de moda: y es la que ves en esta pared y la que está justo enfrente pintada de color “Palo de Rosa”: un marrón con mezclas de visón.

Paredes tapizadas con terciopelo. Tendremos que empezar a buscar tapiceros que sepan hacerlo bien.

Tela.

 

Tela.

Tejido papel pintado.

Geometría que recuerda a los diseños de Frank Lloyd Wright.

Tejido.

Presencia de materiales de exterior en el interior.

Tela-papel.

Papel clásico.

Planchas de yeso con volúmenes.

Vuelve el ensolado de teselas, pero esta vez entra con verdadera fuerza el saber hacer dibujos adaptados al espacio disponible. Nada fácil.

No es que llegue el gotelé pero sí que he visto mucha textura en las paredes, sin miedo y con combinaciones deslumbrantes.

He salido de CasaDecor habiendo aprendido y con unas ganas tremendas de ajustar mis ideas a estas propuestas. En el próximo post os pasaré mi selección de ambientes. Aunque lo mejor, es acercarse a ver este despliegue de fuerza creativa. La escalera está iluminada a base de lámparas cuya estructura es la rueda de una bicicleta.

Espero que os haya gustado.

Mabel Villa: experta en organización de la casa.

Hace tiempo que quería hacerle una entrevista a mi madre, Mabel Villa, para que nos contara su valiosa experiencia sobre la organización de casa.

Para mi siempre ha sido un referente en la organización y el orden. De ella he aprendido a cuidar los detalles, a ahorrar, a simplificar, a gastar lo que sea necesario cuando es necesario y a ser elegante. Es una persona con una visión moderna de la vida, adelantada a su época… tal vez por eso y porque lee mucho, es una gran conversadora. Y por supuesto es de Bilbao.

Conoció a mi padre, Mateo, en primero de carrera en la Facultad de Farmacia (Granada) y se casaron. Los hijos, en este caso todo hijas (Myriam, Pía, Maite, Amaya, Natalia y Ana), comenzaron a llegar pronto y no tuvo más remedio que con tan sólo 21 años pararse y pensar: “aquí el quid está en tener un buen sistema de organización de la casa, de las cosas y de mi vida”. Ella misma nos lo cuenta.

Mabel, ¿Te hiciste ordenada a la fuerza o tu ya lo eras?

Pues mira yo tengo el recuerdo de mi padre. Como sabes tu abuelo era abogado. Vivíamos en Bilbao y siempre tenía la mesa de su despacho y su armario de ropa ordenadísimo. Mi madre, tu abuela, que era farmacéutica tenía la farmacia en perfecto orden y eso que era complicado porque los recursos de hoy no son los de entonces. En fin no solo son recuerdos visuales sino que ese orden tenía modos de manifestarse también en cómo iban vestidos, en el orden en casa y en el estilo de vida que llevábamos.

Luego cuando empezásteis a llegar, no tenía más remedio que organizarme si no quería que mi casa fuera un caos. O sea que cuando tienes hijos te organizas si o si; no hay vuelta de hoja porque la vida sigue y a los hijos hay que cuidarlos. Además te acostumbras a pasar por encima de todo lo tuyo: si estás cansada porque no has dormido, si te duele la cabeza, etc… Buscas soluciones rápidas y remontas. No me planteaba quedarme en la cama por un dolor de cabeza. Esa etapa me curtió mucho.

¿Y qué hacías?

Pues tuve que pedir ayuda y contraté a Fina que fue una gran ayuda durante los primeros años. Diría más, éramos un equipo. Le enseñé muchas cosas y nos coordinábamos muy bien. Ella salía al parque con 4 niñas y yo me quedaba con el resto limpiando en casa y otros días era al contrario. La eché mucho de menos cuando se marchó para casarse, pero vosotras ya érais más mayores y ayudábais algo.

Yo recuerdo a Isabel con su bata blanca trabajando algunas horas en casa.

Si cuando ya nos cambiamos de casa vino Isabel. Para trabajar le pedí que se pusiera una bata blanca y zapatos cómodos. Me parecía más profesional. No te olvides que vengo del mundo farmacéutico y la bata blanca es lo habitual. Creo que fue un acierto y desde entonces siempre ha sido así. Las personas que han trabajado conmigo en casa siempre lo agradecen y se sienten más valoradas; es una predisposición a tomar más en serio el trabajo y estar más motivadas. Y luego hay que formar a las empleadas domésticas. Cada familia es única y tiene modos de vida distintos. Eso lleva un tiempo pero a la larga es mejor. Siempre lo he visto como una inversión.

Parte de esa organización de la casa es el horario.

Exacto. Vosotras ahora os reís cuando lo recordamos en las tertulias familiares pero como no había móviles inventé un código de señalización con vosotras que se pudiera ver a distancia. Recuerda que siempre hemos sido muy náuticas. Y aquello funcionaba muy bien. Os hicisteis famosas en la urbanización por esto.

Getty

Vivíamos en el piso 13 y para que lo vierais desde la playa, ponía una toalla que significaba que había que salir del agua y al aparecer la segunda toalla, había que subir a casa a comer porque había llegado vuestro padre de la farmacia y se enfriaban las patatas.

Por las tardes, os avisaba con otro sistema “auditivo”: unos cencerros que sonaban a las 18:00h para subir a merendar. Eran los cencerros de las Nieto.

En realidad eran unos cinco o seis cencerros de unos 6 cm, atados con una cinta y que mi madre colgaba de un gancho para tenerlos a mano. Creo que los colgaba en la terraza. Nos reíamos mucho con los amigos porque decían que parecíamos vacas. Y era cierto. Pero era la única madre que lograba que subieran a merendar más del triple del número de hijas. Es decir, que ella daba de merendar a la mitad de los niños de la urbanización.

Con esto quiero decir que los sistemas de comunicación con los hijos cambian pero tener horario en casa y cumplirlo es fundamental, porque ordena y ayuda a estar más tranquilos, y que todo salga a su ” tiempo” y, a la vez, estar relajados.

¿Qué electrodomésticos supusieron para ti una revolución?

No te rías: la lavadora. La lavadora fue una revolución que marcó un antes y un después en la vida domestica y en la organización de la casa. Y luego llegaron el lavaplatos, y los robots de cocina. Todavía recuerdo cuando compré mi primer minipimer y la magimix. Bueno y los tupperware. Recordarás que me hice representante. Aquello fue muy divertido. Pero aprendimos a simplificarnos. Luego llegó la congelación: los alimentos congelados, los platos precocinados o congelados... y en unos años fue un cambio increíble. La organización de la casa se simplificó mucho y coincidió con los años en que la mujer veía posible combinar trabajar dentro y fuera de casa. Ya sabes que hoy tengo en casa la roomba y estoy encantada. Creo que hay que tener la capacidad de adaptarse  rápido, con interés, a los cambios, especialmente a todo lo que nos ayude a estar más simplificados y cómodos en casa.

Mi lema: “Todo lo que pueda hacer una máquina no lo hago yo.”

Recuerdo los encargos y la paga del mes

En casa teníais que ayudar y había encargos. En realidad siempre pensamos que era un buen modo de desarrollar aspectos de vuestra personalidad y de aprender, algo tan importante como es, cuidar de las personas y de las cosas haciendo tareas de la casa. Papá se involucraba, seguía vuestros estudios, pasaba la aspiradora los sábados, y le encantaba hacer huevos fritos, os daba la paga, etc… En fin, para aquella época era muy mucho!! Y luego respecto a las tareas compartidas o encargos, hacia  las 20:30 o 21:00h, se paraba de estudiar y se hacían todos los encargos a la vez: limpiar zapatos, poner mesa para cenar, sacar basura, abrir las camas, ayudar en cocina, etc… Fue interesante, os ayudó y me ayudó. Es algo que recomiendo siempre cuando alguna persona joven me pregunta. Y también les digo que el seguimiento es la clave.

Las reuniones familiares fueron una gran idea…

Es cierto; de hecho todo esto que te decía se pactaba en esas reuniones que eran cada mes y muy dinámicas. Aprendimos todos a ser más solidarios y responsables. Eran un modo de hacer que la familia creciera entre todos.

¿Qué momentos te reservabas para ti?

Bueno, los descansos son importantísimos para tener la cabeza y el cuerpo sanos, pero al principio ni te los planteas porque hay mucho trabajo en casa. Después lo hicimos, juntos en familia, que es lo mejor. Empezamos a navegar. Compramos el Terrarosa y los Optimist bautizados con los nombres de  El Choclo I y II. Lo pasamos muy bien.

Por otro lado siempre me ha gustado cuidarme y vestir bien, soy de Bilbao (entre risas), y tienes que hacer un gran esfuerzo por mantenerte, porque la vida te lleva y corres el riesgo de descuidarte un poco. Para mi ha sido importante estar siempre cómoda y bien arreglada; creo que vosotras lo habéis heredado.

¿Cómo solucionarías la falta de espacio que hay en las casas?

Hay almacenes conocidos que aportan ideas muy valiosas en temas de organización. De verdad que hay soluciones para todo. Ante la falta de espacio optimiza el que tienes. Ten solo lo que usas y no acumules. También es un ejercicio mental muy sano. No os acostumbréis a comprar tanto. Hay que dar más vida a las cosas. No hay porqué comprar tanta ropa, ni a los niños ni para nosotras. Me sorprendo cuando veo que se cambia anualmente y que no heredan. Y si las cosas no las usas en un año o dos, es mejor plantearse la conveniencia de donarlas.

¿Cual sería tu propuesta de menú para un día de fiesta en familia?

Mira para estar serena y disfrutar de la fiesta para mi lo más importante es organizar las cosas con tiempo. Así luego poco a poco van saliendo con calma. Hay que cambiar el chip y descomplicarse al máximo especialmente las familias con niños. No hay tiempo para cosas elaboradas y complicadas. Quizá me centraría en hacer un buen plato principal, el que domines, y lo acompañas, antes o después, de unos buenos fiambres puestos con mucho gusto en fuentes bonitas, unas guarniciones enlatadas, el pan muy tierno, los vinos correspondientes. Y añades de postre fruta preparada, con pompones de nata y azúcar, aseguro que triunfas. Pon un mantel bonito, el que tengas, las servilletas con un toque de ingenio, un  detalle en la mesa y ¡ya lo tienes!

¿Cómo controlar el gasto en una familia numerosa?

El control se llama exactamente no gastar más de lo que se puede. Nosotros íbamos a lo esencial y prescindimos de muchas cosas que no lo eran. Lo más arriesgado que hicimos fue comprar nuestra casa actual porque no cabíamos; fue necesario. Fueron años duros porque empezaban los colegios. Pero supimos ajustarnos bien y con sobriedad. Yo entonces sólo tenía unos 37 o 38 años. En las reuniones familiares, cada mes hablábamos de estas cosas, de los encargos, de los estudios, de los planes y de mil cosas más. Así todos navegábamos en la misma dirección.

¿Qué le dirías a una persona joven con hijos?

Que se simplifique al máximo y que debe tener ayuda en casa, si la necesita. Es la mejor inversión. Bien organizada te hace tener una vida familiar más resuelta y controlada.

¿Qué pasa con la falta de conocimientos y destrezas de la gente joven en temas de la casa?

A mi me parece que no hay que demonizar. La gente jóven no sabrá algunas cosas básicas de las que nos enseñaron a mi generación nuestras madres, tu abuela, pero tienen muchos recursos para aprender y una actitud estupenda y abierta. No hay nada más que ver a los estudiantes cómo se buscan la vida, o a los matrimonios jóvenes cómo salen a flote. Es verdad que es básico, pero todos empezamos así. Por lo tanto ¡Mucho ánimo! Tenéis todo mi apoyo.

Y esta es Isabel Villa. Como muchas madres, diría que casi como todas las madres, son un ejemplo de sistematización, tesón y convicción de que su trabajo es realmente profesional. No hace falta que se lo diga un Gobierno, pero sí deberíamos reclamar que la sociedad ponga en alza el trabajo del hogar.

Toca recoger. Descárgate esta plantilla para etiquetar tus cajas de Navidad.

Da pena, pero es la realidad. Toca recoger todo lo de Navidad y recogerlo bien.

No creas que se tarda tanto. Si guardaste bien las cajas el día que lo montaste todo, en sus altillos, con sus papeles de periódico dentro para envolver de nuevo las figuras del belén, los detalles, las bolas, el cutter y el celo de embalar… tienes muchísimo ganado. Prepara el cepillo y el recogedor, un par de bolsas de basura y cuenta al menos con “un pinche mínimo”. Imprímete estas plantillas, corta los carteles y pégalos con la propia cinta de embalar transparente ancha, sin piedad – por cierto, lo del pegamento de barra es una complicación–, y recuerda:

Todas las cajas deben estar etiquetadas en el mismo costado o por el mismo sitio. Esto facilitará su lectura nada mas entrar en el trastero, o al abrir el altillo. Y recuerda poner delante lo que sacarás antes: por ejemplo, la Corona de Adviento.

Este es el link a los tres folios de las plantillas.

Os deseo una feliz navidad

Os deseo una feliz Nochebuena y feliz Navidad. Gracias a todos por seguirme.

“Viderunt occuli mei salutare tuum” (Luc 2, 30)