Últimas Entradas

Cómo planchar un pantalón de lino

Para ver el vídeo haz clic sobre él.

Es complicado, si. Y algo desesperante porque normalmente no tenemos tanto tiempo, pero hay que hacerlo bien y con cierta técnica seguiendo siempre la misma rutina. La clave está en conseguir ese  efecto almidón que sienta tan bien cuando estrenas algo de hilo. Puedes verlo en éste vídeo porque sale perfecto.

Espero que te haya aportado alguna idea nueva.

Formas de doblar las toallas

Para ver el vídeo haz clic sobre él.

Hay un par de formas de doblar las toallas en horizontal o vertical. Pero lo que va a marcarte la opción a elegir van a ser las baldas o cajones donde las guardes y el propio armario. Adáptate siempre a esa medida y adapta el tamaño del plegado para que te quepan holgadas.

Espero que te haya aportado alguna idea nueva.

Cómo planchar pantalón chino de algodón

Para ver el vídeo haz clic sobre él.

De todos los pantalones éste es el más sencillo. Si lo lavas bien y al salir de la lavadora lo pasas 1 minuto por la secadora, te aseguro que simplemente con las manos podrías tenerlo planchado. Pero si quieres descubrir cómo plancharlos con detalle mira este vídeo.

Espero que te haya aportado alguna idea nueva.

Cómo planchar un polo rápido

PiaSweetHome

Para ver el vídeo haz clic sobre él.

Planchar un polo es optativo. Dependerá del uso que se le de. Si estáis en la playa, no se suelen planchar –sobretodo los de los niños–. En esos casos ayúdate de las manos, estira y encaja el tejido y pliégalo bien. Pero si estás usándolos en la ciudad o prefieres planchártelos porque te ves mejor, los pasos que debes seguir son los del vídeo. La clave para trabajar poco es que no se acartonen en el secado. Tenlo en cuenta.

Espero que te haya aportado alguna idea nueva.

Ver la entrada original

Cómo planchar un polo rápido

Para ver el vídeo haz clic sobre él.

Planchar un polo es optativo. Dependerá del uso que se le de. Si estáis en la playa, no se suelen planchar –sobretodo los de los niños–. En esos casos ayúdate de las manos, estira y encaja el tejido y pliégalo bien. Pero si estás usándolos en la ciudad o prefieres planchártelos porque te ves mejor, los pasos que debes seguir son los del vídeo. La clave para trabajar poco es que no se acartonen en el secado. Tenlo en cuenta.

Espero que te haya aportado alguna idea nueva.

Cómo elegir correctamente un tupper

Elegir un buen tupper para guardar los alimentos o transportar la comida no es un tema baladí.

Símbolos, materiales, formas, reciclaje, son conceptos incorporados a este mundo de los tuppers que nos interesa conocer para saber más.

Acabamos de renovar la cocina de un cliente. Todo iba bien hasta que nos topamos con el rincón de los tuppers y, lógicamente, se produjo un parón en seco. Ví que la dueña los había tirado todos con la obra y me pidió comprarlos de nuevo con más criterio. Pues bien, como los tuppers tienen un lenguaje propio, te dejo aquí lo que se debe tener en cuenta. No vale todo.

1. Guardar comida vs. transportar comida

Lo primero de todo es aprender a distinguir lo que son tuppers de guardar comida en casa, y cuales son los de transportar la comida.

  1. Para comida: los mejores son los de cristal de formas cuadradas y múltiplos apilables. El espacio se aprovecha mejor, se ve el contenido y su limpieza y reciclaje es más directo.
  2. Para transportar: bolsas de plástico fuertes con cierre zip (para que se adapten bien al bolsillo de la mochila o bolso: no conviene reutilizarslas) o incluso mejor de silicona que soportan mejor la temperatura y la limpieza (puedes meterlas en el lavavajillas) o tuppers de plástico apilables. Deben pesar poco y las tapaderas es mejor que tengan alas clic-clac.

Procura repetir los alimentos en las mismas bolsas. Créate un código propio. Foto: alixpress

Su mantenimiento es fácil. Son más higiénicas que las de cierre zip. Foto: alixpress

 

La reutilización de las bolsas depende de los alimentos que se conserven en ellas y de las indicaciones de los fabricantes. No se deberían reutilizar en los siguientes casos: a) que anteriormente haya contenido carne o pescado crudo // b) Si son ácidos o grasos no las vuelvas a reutilizar. (Juanmonino / Getty).

2. Mira los símbolos antes de pagar.

Cuando tengas que comprar los de plástico, mira siempre su simbología para saber si son aptos para guardar comida, para el microondas, para lavar en el lavavajillas, para congelar y, sobre todo, si están libres de BPA (bisfenol B). El problema en sí, no es la presencia de BPA en determinados plásticos, sino que cuando dichos plásticos se usan, se enfrían, reutilizan, calientan y recalientan (sin seguir las instrucciones del fabricante), al estar en contacto con el alimento, parte de esta sustancia química, puede pasar al alimento. Es lo que los especialistas llaman migración. Si el fabricante no te da instrucciones de uso, y el tupper es apto para microondas, te aconsejo, más tiempo de calentamiento y menos potencia.

Recuerda estos símbolos y si no los tienes en tus tupper, es que no son aptos:

¿Y esos números que hay  dentro de un triángulo?

Son un sistema para identificar los materiales utilizados en la fabricación de los plásticos y facilitar así su reciclaje. Se conoce como “Código de identificación de resinas”. Cada número corresponde a un material específico. Por ejemplo, fíjate que hay 6 tipos:

Fíjate siempre antes de comprar un tupper. ecoconsumity.com

Si quieres conocer más sobre éste tema de la migración: ocu.org

3. Precauciones

  1. Hay que retirarlos cuando veas cortes o alguna imperfección, manchas o restos de alimentos que no se puedan eliminar o si se han usado productos de limpieza abrasivos que puedan haberlos dañado. Mi consejo es que una vez al trimestre hagas una purga sin compasión, especialmente si tienes más tapas que tuppers o tuppers que tapas.
  2. No mezclar alimentos crudos con cocinados en un mismo tupper.
  3. Es preferible elevar el tiempo y bajar la potencia.

4. Así se limpian los tuppers:

  1. Con esponja, no con el estropajo porque los rayarás.
  2. El lavavajillas es recomendable pero cuidado con las tapaderas ya que a veces, no soportan la temperatura y se ondulan. Sepáralas y lávalas a mano llegando bien a las ranuras.
  3. Lávalos una vez al mes con bicarbonato, y cuando te acuerdes con lejía diluida para evitar que acumulen manchas y olores. El cambio es impresionante. Ten en cuenta que la falta de higiene reside en el tupper.

4. Y así se mantienen los tuppers:

  1. Al meterlos en el congelador evita golpes y posibles cortes que puedan estropearlos.
  2. Al sacarlos del congelador, espera a abrirlos hasta que recuperen un poco la temperatura ambiente. Es mejor.
  3. Es preferible no calentar con la tapa del envase, en la mayoría de los casos, no soportan las altas temperaturas y habrás visto que se deforman bruscamente.

Espero haberte aportado información útil. Ya sabes que para cualquier comentario o sugerencia puedes escribir a info@piaorganiza.es y te contestaremos.

Cómo planchar y doblar los juegos de sábanas

Para ver el vídeo haz clic sobre él.

El placer de acostarse en unas sábanas planchadas con olor “a rico-rico” se lleva en la memoria y es un recuerdo que tenemos desde pequeños.

Si tienes sábanas de algodón –también sirve para el tergal, aunque no se suelan planchar– lo ideal es que cuando salgan de la lavadora les des un toque corto con la secadora –1-2 min.– para que las fibras se estiren y apenas tengas que planchar o al menos todo sea más fácil y acortes considerablemente el tiempo de trabajo. Mira cómo las suelo planchar yo y ojalá te aporte alguna idea buena y nueva.

Gracias ¡Barcelona!

He tenido la suerte de presentar en Barcelona –en la librería Garbí – el “Manual para organizar tu casa” y estoy muy contenta entre otras cosas porque me acompañó Isabel Blasco, directora de la editorial Arcopres. ¡Gracias querida Isabel!

Además de presentarlo me pidieron que diera una Master Class sobre alguno de los capítulos del libro y decidí que lo mejor sería empezar por el principio: “Los tres niveles del orden en casa”. Quiero hacer entender que no hay un único camino para el orden porque en casa hay muchísimas circunstancias que impiden circular en linea recta con este tema. Cuando ves ejemplos de otras casas por dentro, te sientes bien al ver que sí hay solución. Proyecté ejemplos, –con fotos del antes y del después–, de trabajos realizados y de la transformación que provoca el orden no solo en los espacios sino sobretodo en las personas y mas aún en los niños ¡como lo oyes! Os podría contar mil anécdotas.
Dada la actualidad del tema, surgieron bastantes preguntas como por ejemplo: ¿Cómo conseguir no acumular gafas? o ¿cómo lograr despejar cada día las encimeras de la cocina? o ¿qué hacer cuando él o ella no comparte los mismos criterios de orden que uno mismo?

Realmente, al final, tu simplificación va a depender de qué nivel de orden –superficial, macro y micro– puedes encarar en cada momento.

De hecho al terminar una persona comentó que quería comprobar si realmente estaba en el nivel macro en cada una de las partes de la casa.

¡Gracias Barcelona!

Aprenderás los fundamentos lógicos del orden en casa y sistemas de organización familiar que ya están funcionando. Cómpralo ahora.

El orden: mi experiencia ordenando casas.

Cuando nos decidimos a “hacer orden” es porque ya hemos llegado a un nivel de desorden que no soportamos. Por eso mi consejo es que hagas un buen plan para tu casa pero con orden.

1. Primero decide en qué tipo de orden te quieres mover: superficial, macro o micro.

  1. El superficial: es el de supervivencia, y en el que procuramos diariamente tener las cosas rectas y todo doblado; se ventila cada mañana y se quita el polvo de un tirón por toda la casa con una microfibra humedecida en limpiacristales. Cierras cortinas y ya está. El nivel ‘superficial’ no es del todo higiénico pero ayuda a sobrevivir. Solo debemos permanecer ahí un máximo de uno a dos meses.
  2. El macro: es en el que nos movemos el 90% habitualmente. Sabemos la marcha de la casa pero no acabamos de entrar al detalle. Sabemos que “ahí va la ropa sucia pero no caemos en poner dos cestos para separar la blanca de la oscura. El ‘macro’ ayuda a sobrellevar la vida familiar pero no nos quita el desaliento de saber que hay algo que no hacemos bien.
  3. El micro: es el de los objetos, el de los cajones, el orden fijo del contenido de cada caja, de cómo se deja el costurero o dónde van los libros de ficción, es el orden que se aplica a cada estante o cada pestaña de la carpeta. Es el orden que separa correctamente los cubiertos de comer de los de cocinar. El ‘micro’ es muy cansado hasta que se establece, pero es el más eficaz porque hace que nada se pierda y todos sepan para siempre dónde va hasta el más mínimo detalle: un dedal o las recargas del ambientador. Este nivel presupone el anterior. Persevera.

2. Segundo, no te pongas a ordenar una habitación si no tienes 4 horas

Porque ordenar lleva su tiempo –bastante tiempo, por cierto–. Hay que sacarlo todo y volver a empezar de nuevo revisando cada prenda o cosa despacio, viendo si está limpia, si tiene sentido guardarla de nuevo después de tenerla ahí más de 15 años oculta, y en qué posición la guardo para que esté visible y al alcance. Por eso, en menos de 4 horas es complicado hacer una habitación-espacio.

Calcula bien el trabajo que quieres hacer y el tipo de orden que quieres poner. En esta habitación he tardado un día completo para hacer lo que ves. Armarios incluidos: son tres y están enfrente de las camas. Creamos la zona de noche (armarios y camas) y la zona de día ( estudio y juego) separando ambas por el módulo blanco en el que se guardan los zapatos de las dos personas que ocupan la habitación ¡Ah! no sufras que las ventanas junto a la litera está clausuradas.

3. Ordena zonas completas y así podrás organizar las tareas vinculadas a esa zona.

Por ejemplo, el orden en los productos y utensilios de limpieza te podrá facilitar organizar la limpieza diaria de la casa. Y esto es así porque al ver el panorama de tu armario de limpieza despejado, limpio, con menos cosas, con los trapos bien plegados, el cubo de fregar limpio y los palos colgados correctamente en la pared, entran ganas de limpiar bien. Al tener las cosas ordenadas, colgadas y enganchadas ves lo que debes coger para limpiar y sabes cómo y dónde deben regresar al acabar. Por lo tanto, si ordenas el armario de limpieza tu casa estará más limpia.

4. Ordena toda la casa en 3 semanas.

Porque más tiempo es agotador… y ordena hasta completar todos y cada uno de los rincones de la casa: entrada, altillos y trasteros incluidos. Lo mejor es que te pongas el plazo de 3 semanas y que cuelgues un papel en la nevera con el plan general que te has trabajado en los 30 minutos de organización semanal. Ponte a prueba cada lunes.

5. No dejes las cosas a mitad: empieza y termina. ¡Cierra ese ciclo!

Es decir, que si empiezas a ordenar no te canses… bueno te cansarás pero persevera hasta acabar y no pactes con el querer acabar antes de tiempo arrinconando una caja para ‘después’ o para el fin de semana o para ‘ya veré’ o que decida él cuando llegue, etc. Ánimo y acaba en el día. No nos excusemos.

6. Para ordenar no hace falta comprar organizadores, basta con usar las cajas que hay en casa.

Reutiliza todo lo que hay en tu casa. Nosotros cuando ordenamos casas solemos ir sacando todo de los armarios y en el pasillo amontonamos las cajas que van apareciendo: desde la del secador de pelo, hasta la del router o miles de cajas de zapatos vacías, de juegos, de regalos, tapaderas desparejas, etc. Te sorprenderías del volumen. No tiramos ni una hasta el cuatro día. Cuando acabamos y nos vamos, salen con nosotros las cajas que han sobrado: ninguna.

Cualquier espacio se puede organizar utilizando todo lo que encuentres por casa. Todas estas cajas que ves marcadas en azul las recuperamos de habitaciones, cajones, trasteros, etc. No compres nada, reutiliza todo.

Estos cajones de plástico que ves en esta foto y en las siguientes, estaban mal utilizados y les fuimos dando su lugar poco a poco. Mira qué bien resuelto y cuánto ha ayudado a esta familia a encontrar los alimentos y las cosas.

 

Este armario como no tiene cajoneras para los zapatos, decidimos reutilizarlos aquí. ¡Por cierto! cuando tomes este tipo de decisiones, calcula bien el tamaño del zapato para que te quepan bien.

Usa todas las cajas para que la ropa pequeña de niños no baile dentro de los cajones y todos sepan –cuanto antes mejor– donde poner sus cositas.

7. ¿Entiendes bien lo que son las categorías y subcategorías?

  1. Las categorías son los grandes temas o conceptos, por ejemplo: la ropa personal; la ropa de casa; los utensilios domésticos, los libros, los juguetes, los objetos de decoración, los documentos y papeleo en general.
  2. Las subcategorías son las que se establecen dentro de una misma familia, por ejemplo: si ordenamos la cocina –que es una categoría–, las sartenes y ollas irán en el mismo armario porque sirven para cocinar alimentos al fuego, los utensilios pequeños cortantes en el mismo cajón, los paños en el mismo, la vajilla junta, pero no se nos ocurrirá guardar los zapatos en la cocina, ya que pertenece a otra categoría. Por eso, cuando vas a una casa y ves la ropa de la empleada colgando detrás de la puerta de la cocina junto a la bolsa del pan… ¡Es un error!

 

    Aquí la categoría es la de ROPA BLANCA. Las subcategorías que aparecen son: a) las sábanas –sin usar en alto–; b) las sábanas en uso, distinguiendo las de matrimonio y las de los niños en baldas diferentes y c) el bloque de mantelerías. Si esto lo separas bien, la persona que coloca, sea tu hijo o la empleada o tu mismo,no tendrá ningún problema. Etiqueta siempre hasta que se memorice bien.

 

La categoría aquí es: MALETERO Y DEPORTE. Las subcategorías que nos salen son cada uno de los módulo en azul (piscina > tenis > mochilas > bebé calle > maletas

Esto que parece un poco absurdo se da y hay que hacer un esfuerzo constante para evitar que pase, porque eso daría lugar, poco a poco, al desorden y a la falta de higiene. Por eso haz el esfuerzo de tener la ubicación de cada categoría muy clara. Puedes ayudarte al principio de carteles hechos por ti. Persevera.

8. Empieza por la ropa

A veces puede abrumar empezar a ordenar la casa. Lo mejor, es centrarte en tu habitación y en toda tu ropa. Tardarás dos días completos en acabar bien. Pero lánzate. Tengo mucha experiencia y puedo demostrarte que cuando controlas tu ropa es más sencillo entender y ordenar la de tus hijos, por ejemplo. El cerebro se ha entrenado y la capacidad de analizar y decidir también.

Hay tres armarios. Empecé por la ropa aplicando siempre la simplificación por categorías. Cambié, para empezar el de él a la izquierda, más cerca de la puerta. Los dos de ella son el que ves y el que está cerrado ya que le cabía todo mejor a los dos de esta forma. En la fotografía del DESPUÉS se pueden ver claramente identificadas las subcategorías: arriba la ropa del cambio de temporada, en el centro la ropa en uso con criterio, y abajo –ella– zapatos.

9. Cuando se tiene claro el orden, las cosas vuelven a su sitio.

Es como un milagro.

10. Ganchos y baldas

Es muy práctico tener herramientas que por naturaleza ‘ordenen’ la vida. Los ganchos y todo aquello que nos permita crear multiniveles, de forma que aprovechemos mejor los espacios en vertical y horizontal. Este es el caso, por ejemplo, de los armarios con espacios libres entre estantes. Sácalos todos y reorganízalos de nuevo añadiendo alguno más, cortado a medida, en Leroy Merlin.

Entonces, las ‘Cajas de Pandora’, ¿sí o no?

Pues sí. Para lo pequeño y para guardar lo que no sabemos dónde guardar y que usamos todos: tijeras, cinta aislante, taladradora, pilas o bolis, etc.

Espero que te haya gustado. Quizá me ha quedado algo largo pero encontrarás aún más en el capítulo 2 y 3 del Manual para Organizar tu Casa.

Cómo planchar una camisa de hombre

Haz clic para ver el vídeo.

Planchar una camisa de hombre requiere tener un sistema algo estandarizado para ahorrar tiempo. Tened en cuenta que cuando nos ponemos a planchar hay como mínimo de 7 a 14 camisas, si sois dos. Te explico los pasos a dar para que lo hagas en unos 3 minutos. Entrénate y mira estos pasos.

Espero que te haya aportado alguna idea nueva.