Últimas Entradas

Los polos de fruta de mi madre.

Si algo nos apetece cuando llega el calor es tomar algo fresquito y sano. Haz polos de fruta, llena el congelador y todos comerán fruta a todas horas.

Hace un par de años mi madre nos sorprendía con sus polos de frutas. Con el tiempo los ha ido mejorando y ya son una tradición en nuestra familia. A los niños les encantan.

Los polos de fruta son sanos y sencillos de hacer y versátiles porque puede variar las frutas. Son perfectos para sorprender en las meriendas a los niños y el broche de una cena de verano. Deberías probarlos.

Prácticamente sin darte cuenta estás tomando un postre rico en vitamina C, vitaminas del grupo B y E, calcio, magnesio, cobre y potasio.

Necesitamos:

Naranjas, kiwis, los ingredientes para hacer unas natillas caseras, palitos para polos y unos vasitos de plástico o si tienes moldes para hacer helado, perfecto.

Polos de fruta para 4 personas:

  1. 2 kiwis y 2 cucharadas de azúcar.
  2. 2 naranjas de zumo y 1 cucharada de azúcar.
  3. Para las natillas: ¼ de leche, 1 corteza de limón, 1 palito de canela, 3 yemas, 3 cucharadas de azúcar y 100 g de maicena.

 

Modo de hacerlo:

  1. Se preparan las natillas y se dejan enfriar.

Pon a calentar la leche con el palo de canela y la corteza de limón sin la parte blanca. Cuando empieza a hervir retírala del fuego y la cuelas. Mezcla en bol a parte las yemas, el azúcar y la maicena hasta conseguir una mezcla perfecta. Viértelo sobre la leche y mezcla. Ponlo al fuego y cuando hierva y se marquen las huellas de las varillas, retíralo y lo pasas a un bol para que no se pegue al cazo y se enfríe antes.

  1. Se hace el zumo de naranja con el azúcar.
  2. Se hace el zumo del kiwi con el azúcar.
  3. Los polos a capas: Cuando ya se tiene todas las preparaciones se ponen primero 3 cm de zumo de naranja y se deja en el congelador 30 minutos. Se saca y se hace lo mismo con el de kiwi. Pasados 30 minutos se introduce en el centro el palito. Poner una capa de natillas y al congelador. Puedes poner las capas que quieras. Y ya tienes los polos de frutas.

Presentación:

  1. Para comer los polos de fruta, meterlos unos segundos en agua caliente.
  2. En unos vasitos de cristal o en un plato –unos de pie y otros tumbados–, adornándolos con unas rodajitas de naranja y de kiwi.
  3. Acompañarlo con unas servilletas de papel divertidas.
Las servilletas de papel son el toque divertido a los polos de fruta.

Las servilletas de papel son el toque divertido a los polos de fruta. Foto: freepik.com

Anímate a hacer los polos de fruta. En próximas publicaciones y también a través de Instagram (@piaorganiza), te iré dando más ideas. Para cualquier comentario ya sabes que puedes escribirme a info@piaorganiza.es y te contesto personalmente.

Asesoramiento online con tarifas en www.piaorganiza.es

El “Manual para organizar tu casa”. Un libro que está ayudando a muchas personas a organizar su casa y su vida de manera sencilla y fácil. Disponible ya en ebook en distintas plataformas

10 tips. Cómo organizar la limpieza de un piso de alquiler.

Cuando el inquilino nos avisa que se va del piso ¿Te da un susto por lo que se te viene encima o bien comienzas a gestionar la logística de la puesta a punto para el siguiente alquiler?

Son dos actitudes que marcan la diferencia de tener control y de saber organizar bien la limpieza de un piso de alquiler o no. Aprovecha ese momento para hacer alguna pequeña mejora de pintura, mobiliario, reparaciones menores como el toldo, el aire acondicionado, la nevera o el termo. Y en ese caso date un mes de margen.

Vamos a ver algunos tips que dan en la clave de una buena gestión del cambio de inquilino.

      1. Puedes contratar, a través de una empresa, un servicio de limpieza que te lo haga sin necesidad de que vayas. La misma inmobiliaria se encarga de dar las llaves y de recogerlas. Estos servicios de limpieza los hay más completos o menos dependiendo del presupuesto que tengamos y de si estamos o no en la misma ciudad. Por lo general algunas se encargan incluso de lavar y colgar cortinas, fundas de sillones, sofás, colchones… pero claro esto se paga.
      2. Puedes contratar el servicio fuerte de limpieza del piso de alquiler que incluye lo más difícil: persianas, alfeizares, ventanas, cristales, cuartos de baño y cocina con un repaso a fondo del resto de la casa, pero lavar tu las cortinas y fundas de cojines, sillones, colchón, almohada … La verdad es que esto suele ser muy normal.
      3. La otra opción es encargarte tú mismo de todo con alguna ayuda que contrates por horas para la limpieza del piso de alquiler. Y para esta opción van mis tips para que sea fácil ya que es una tarea ardua para la que se tiene poco tiempo si quieres que la inmobiliaria lo pueda ofrecer y alquilarlo pronto.

10 tips para limpiar tu piso de alquiler: calcula, dependiendo de los m2, 1 semana de limpieza, si lo haces compatible con otras actividades.

Recuerda que la clave del éxito es tener una buena organización. Limpia y lava al mismo tiempo. Prepara los productos de limpieza: desinfectantes, desengrasantes, desincrustantes, y los utensilios, incluye guantes y mascarilla por higiene y seguridad. Apunta todo lo que vayas viendo que te falta para llevarlo ya el primer día. Incluye una caja de herramientas y una escalera.

  1. Hazte con una buena aspiradora tipo Kärcher, o de las que generan vapor a presión tipo vaporeta, para la limpieza de persianas, cristales, tapicerías y paredes de la cocina y del baño. Si no la tienes, pídela prestada, seguro que algún amigo o vecino majo te la presta. Ten los utensilios que necesites limpios. Lo mismo con  los productos de limpieza para una limpieza más a fondo y en el caso de los baños poder higienizar bien y eliminar las incrustaciones de cal de las duchas y el moho que pueda haber. Todo dependerá del tiempo que lleven en la vivienda y cómo la hayan mantenido los inquilinos.
  2. Retira las cortinas, fundas de sofás, de cojines, del colchón y de las almohadas. Mételas en bolsas de plástico y sácalas fuera para llevarlas al coche y meterlas en la lavadora en un programa frío con poco centrifugado para que no se arruguen. Haz lo mismo con el resto de las fundas; mejor lavado en frío. Con la ropa de cama es preferible poner una lavadora a 50º y, por higiene, compra fundas y protectores nuevos para el colchón y las almohadas. No te molestes en dejar toallas o ropa de cama; no las usarán. 1º día.
  3. Vacía todos los objetos que hayan quedado en una caja: restos de cosas en el baño, la cocina, el cuarto de estar… No debe haber nada. El siguiente inquilino no querrá ver nada. 1º día.
  4. Comienza de fuera hacia adentro. Terraza, persianas, alfeizares, ventanas y cristales. 2º día.
  5. Continúa por la cocina. Empieza por el techo y las paredes. Sigue por los armarios por dentro y por fuera. Te recomiendo que uses lejía con guantes y mascarilla para asegurarte un buena desinfección. Recuerda disolverla en agua fría. Desenchufa los electrodomésticos y límpialos todos por dentro y por fuera. Todos son todos: lavadora, lavavajillas, nevera, microondas y horno. Sigue por la vitrocerámica, campana de humos. Limpia bien pensando que lo vas a ocupar tú. Lo último el suelo. Siempre de arriba abajo y de dentro hacia afuera. 3º día.
  6. Sigue por el cuarto de baño. Primero limpia para poder desinfectar y desincrustar el inodoro después. Yo utilizo lejía con guantes y mascarilla. Empieza por la mampara y el plato de ducha, sigue por el inodoro y el lavabo. Usa un buen desincrustante. A veces el vinagre de limpieza y el bicarbonato no son suficientes. Continúa por el techo, las paredes, el espejo y los armarios. Comprueba el funcionamiento de la ducha, la grifería, y el estado de todo. Termina con el suelo con generosidad. 3º día
  7. El turno de las habitaciones. Primero el techo, las paredes y el interior de los armarios, luego el exterior y el mobiliario. Comprueba los rieles y tiradores de las cortinas o estores, los cajones y estanterías, el cierre de las puertas. Desplaza todo el mobiliario y limpia a fondo. Echa insecticida. 4ºdía.
  8. Pásate al salón y cuarto de estar. Paredes con plumero de microfibra y palo telescópico para hacerlo bien y ser ágil. Luego mobiliario desde el techo hacia abajo. Usa el plumero de asa corta de microfibra. Volarás. 5º día.
  9. Cuelga las cortinas y pon las fundas a los sillones, sofás y cojines. 5º día.
  10. Deja para el final la terraza, el garaje y trastero para no liarte ya que se tarda un día. 6º día y con ayuda.

Mi kit de limpieza de un piso de alquiler, para que me vuelvan a alquiler los mismo clientes porque se han quedado encantados con  la limpieza y se han sentido seguros con la higiene:

-Desinfectante, lejía La estrella

-Desincrustante, producto químico para inodoro y plato de ducha. Si hace falta para griferías, también

-Desengrasante, tipo amoniaco o Volvone

-Vinagre y bicarbonato

-Limpiacristales Cristasol que lleva alcohol. No cristalino ni multiusos que no lo lleva ¡Ojo!

-Cif para la vitrocerámica

-Plumeros de microfibra rozenbal de Carrefour

-Bayetas de microfibra de Mercadona

-Una buena aspiradora

-Rasqueta, esponja dura y estropajos de distintas durezas.

Organizar la limpieza de tu piso de alquiler es fácil, si estás organizado.

Tus consultas y opiniones me interesan mucho. Déjamelas aquí en los comentarios, en @piaorganiza o en info@piaorganiza.es.

El “Manual para organizar tu casa”, el libro que está ayudando a muchas personas a gestionar su hogar de un modo sencillo y práctico. Ahora ya en formato ebook

La solución antimosquitos para tu ropa

Se trata de una solución de permetrina que, puesta en la ropa con un spray, hace de escudo para los insectos.

Te dejo con los consejos para un verano feliz sin mosquitos:

¿Cómo rociar la ropa?

1. Aconsejamos a los viajeros verter 10ml de la fórmula magistralde permetrina al 25%, en 0,5 litros de agua.

2. Esta mezcla se debe poner dentro de un envase grande de Spray que se puede comprar en cualquier supermercado, bazar o droguería.

3. Ahora colocamos toda la ropa que nos vayamos a llevar en un tendedero, para que sea más fácil impregnar los tejidos.

4. Agitamos el envase y rociamos toda la ropa: camisetas, pantalones, ropa interior, calcetines, gorras, sábanas, toallas, mochilas, etc. Lo importante es hacerlo con guantes y en una zona ventilada por que la permetrina es irritante en piel y mucosas.

Es importante que la ropa se seque a la sombra.  Y que se haga 2-3 días antes del viaje, porque no debe estar húmeda al meterla en la mochila o en la maleta.

Una vez está la ropa lista y preparada a prueba de mosquitos, estamos listos para disfrutar del viaje antimosquitos. He comprobado que este tratamiento de la ropa dura hasta 4 lavados en agua a 30 ºC máximo y sin utilizar suavizante. También se puede usar para ropa tiendas de campaña.

Ahora sólo nos quedaría ponernos loción antimosquitos especialmente durante las primeras horas de la mañana y al anochecer, que es cuando los mosquitos están al acecho.

Si vas de excursión es mejor llevar prendas que cubran todo el cuerpo, para evitar más zonas descubiertas y más riesgo de que te piquen los mosquitos.

¡Felices vacaciones y buen viaje sin mosquitos!

Al ser fórmula magistral puedes hacer tu pedido online en la farmacia Cincocaballeros

El “Manual para organizar tu casa” Un libro que está ayudando a muchas personas a gestionar su hogar de modo sencillo y práctico. Ahora también en eBook
Limpiar piso alquilado en vacaciones

Vacaciones en piso alquilado ¿Cómo higienizarlo?

Los pisos de alquiler deben entregarse limpios e higienizados, pero siempre nos pasa que no nos fiamos del todo, y con razón. Cada familia entiende la higiene de una manera concreta. Después del Covid, necesitamos estar seguros.

Por eso te voy a decir qué es lo que yo hago, para higienizar un piso de alquiler, por si te ayuda. Recuerda que esto se llama estar organizado.

Los puntos claves son: el cuarto de baño, la cocina y los colchones.

Por eso te recomiendo:

  1. Cuarto de baño. Una limpieza a fondo y desinfección posterior con lejía, que es lo que nos asegura, que no queden microorganismos. Para otras cosas, ya sabes que no lo recomendaría. Limpia a fondo el inodoro y paredes, el plato de ducha, mampara y paredes. Pon papel higiénico nuevo y tus toallas a ser posible. Si estaban en la casa, lávalas a 50 ºC y añade un par de cucharadas soperas de percarbonato sódico. Todo lo que uses debes comprarlo allí mismo, en destino. No cargues con nada, haz una compra básica para que te llegue cuando llegas tu; es lo mejor. Tiempo estimado: 2 horas.

Como suele suceder que estos pisos están en zonas alejadas de nuestras casas de origen, hay que contar que los dos primeros días hay que dedicarse a limpiar e higienizar. Organízalo y haz equipos. Luego a disfrutar de las vacaciones.

2. La cocina. Lo primero es vaciar los armarios y limpiarlos por dentro con agua, detergente y amoniaco. Mete en el lavavajillas todo a 50º C. Limpia el extractor y la cocina con la misma mezcla. Si es vitrocerámica, además yo uso el producto especial. Repasa los azulejos de arriba a bajo. Luego el turno del horno. Si está muy sucio, un modo sencillo y eficaz es usar Forza hornos o similar (hazlo mientras limpias otras cosas para que reaccione). Tiempo estimado: 2 horas.

La nevera es capítulo aparte. Estará vacía. Desconéctala y sácala. Haz una mezcla de agua fría con vinagre y bicarbonato y comienza de arriba a abajo. Insiste en las gomas que es donde se acumula la suciedad. Lava las bandejas en el fregadero con agua caliente, detergente y amoniaco, Aclara y seca. Limpia el cable y la carcasa de afuera. Conéctala. Métela en con movimientos de sig-zag. Ya la tienes lista para llenar en una hora que es cuando ha alcanzado la temperatura. Tiempo estimado: 1 hora.

3. Los colchones. Para mí eso es clave. Tengo que confesarte que llevo mis propios protectores de colchón y almohadas o los compro por internet, para que me lleguen el mismo día que llegamos. Así estamos más seguros; los colchones y la ropa de cama de los pisos de alquiler son de dudosa higiene.

Mi kit de productos de limpieza para higienizar un piso de alquiler son:

  • Desinfectante, el mismo para el cuarto de baños y sanitarios como para la cocina y suelos.
  • Un limpiacristales con ase de alcohol como cristasol
  • Lejía

Bayetas de microfibra en abundancia con el código de colores, por ejemplo: blanca para limpieza de superficies, azul para cocina y rosa para el cuarto de baño y la verde para el polvo.

Mopa de microfibra que puedes usar, con varios recambios en seco para barrer o en húmedo, para fregado en húmedo.

Consejo para mantener el orden especialmente en las zonas de toallas, bañadores, accesorios de playa y/o piscina:

Asignar desde l minuto cero un lugar y poner un tendedero con pinzas y unas cajas para las gafas, aletas, gorras, etc. El orden también forma parte del descanso visual. ¡Felices vacaciones!

No te olvides de completar la pequeña en cuesta. Me ayuda a conocer la valoración. Ya sabes que para cualquier cosas me puedes escribir a @piaorganiza

El “Manual para organizar tu casa” un libro que está ayudando a muchas personas a gestionar su hogar de un modo sencillo y económico. Y está disponible el eBook

Cómo organizar la casa para irnos de vacaciones

El “Manual para organizar tu casa”, el libro que está ayudando a muchas personas o gestionar su hogar de un modo práctico, sencillo y barato.

¿Cómo lavar el bañador y el bikini?

 Aunque parezcan prendas muy resistentes, que podrían durar toda una vida, son bastante delicadas. 

Después de comprar: ¡al baño de vinagre!

Antes de usarlo por primera vez: ponerlo en remojo con un poco de vinagre o agua con sal para que se fijen los colores y duren más tiempo, además de por higiene.

Las cremas y protectores:

Aplícalas siempre con cuidado para que no roce el bañador y evitar dejar manchas en los bordes.  Algunas de estas cremas o sprays llevan colorantes y filtros que ensucian el bañador y son muy difíciles de eliminar. Se nota más en bañadores blancos. A veces el alcohol puede ir bien y si es en una toalla o visera, aplica vinagre y luego lava de modo normal. Seca a la sombra en horizontal.

 ¿Dónde nos sentamos?

O con qué nos rozamos: si lo hacemos sobre superficies ásperas se arañará; en el césped se podría teñir de verde por la humedad (y no se quitará fácilmente). Para cualquier consulta de mancha puedes acudir a el “Manual para organizar tu casa” en el anexo de manchas.

Lavar y cuidar el bañador

Siempre es mejor utilizar las escaleras de la piscina. Foto: ArchiExpo

Si nos sentamos en la orilla del mar durante mucho rato la arena se introducirá en el tejido del bañador y dejará una mancha muy desagradable que, además perjudicará la tela. Si te pasa, déjalo a remojo con agua y vinagre.

También hay que evitar entrar y salir de la piscina por el bordillo, ya que el roce con la piedra daña los tejidos del bañador. Mejor entrar y salir por la escalera.

La clave: lavarlos después de cada uso.

Lo primero que hay que hacer nada más llegar de la playa o la piscina es lavar el bañador. Un paso sencillo de hacer. No te lo saltes.

La mejor forma de cuidar y lavar el bañador y el bikini:

Con un jabón líquido para ropa delicada y con agua fría, que elimina el cloro y la sal.

Desaconsejo:

  1. El agua muy caliente que daña el tejido, lo encoge y destiñe.
  2. El detergente en polvo es más agresivo y endurece la tela.
  3. El suavizante hace que las fibras y elásticos den de sí.
  4. Evita la lavadora porque la tela se desgasta y pierde color.
  5. Dejarlo en remojo, por norma general, no es una buena opción a no ser que contengan mucha arena.
NO al agua caliente; Detergente en polvo; Suavizantes; Remojo prolongado; Lavadora o secadora.

NO al agua caliente; Detergente en polvo; Suavizantes; Remojo prolongado; Lavadora o secadora.

Precauciones para lavar el bañador y el bikini:

  1. Escurrir: con cuidado para no deformarlo.
  2. Si la prenda tiene bordados, abalorios, pedrería u otros elementos delicados es mejor lavarlos introducidos en una bolsa de malla con cremallera evitando que se enganche el tejido.
  3. Secado: La mejor forma de secar la ropa de baño es al aire libre, sobre una superficie lisa para que no se deforme y a la sombra para que no se decolore ni deteriore el tejido, aunque, si no queda más remedio que tenderlos al sol, es recomendable ponerlos del revés para que los rayos solares no incidan directamente sobre la parte visible. Nada de secadora.
  4. No se plancha, tampoco los de tela de hombre.

Forma de guardarlos a diario:

Completamente secos. No se debe guardar un bañador mojado porque la humedad facilita la proliferación de hongos. Dóblalos, pero no los enrolles. Durarán más.

Al final del verano:

Antes de guardarlos, hay que lavar el bañador y el bikini en un programa para prendas delicadas, sin suavizante, y dejándolas secar perfectamente. También lo puedes hacer a mano.

Si ves manchas por dentro, en la zona de abajo, puedes aplicar un baño con agua templada, unas gotas de gel de platos y amoniaco. Es grasa. Se eliminará rápido.

Revisa gomas y el estado general. Puede que, en el caso de bañadores de chico, te interese guardar, aunque estén decolorados, porque son de “batalla” y la próxima temporada ya tienes por donde empezar. Sin mebargo, las prendas de licra se deterioran mucho antes.

Cuando estén totalmente secos, los guardamos en una bolsa de cierre hermético (tipo zip) o de tela en un cajón o en una caja (lo bueno es que esté forrada con papel para proteger las prendas de la humedad). Procura que no quede demasiado presionado con otras prendas. Te aconsejo que guardes los bañadores y bikinis con la ropa y, el resto de accesorios, en otro sitio. Son conceptos distintos.

Cuidar el bañador

Al final del verano, si los cuidas y guardas bien, los tendrás casi como nuevos para la siguiente temporada. Foto: Tucana Kids

Espero que te haya servido y me hagas llegar tu opinión a info@piaorganiza.es

 

El “Manual para organizar tu casa”, un libro que está ayudando a muchas personas a gestionar su hogar de modo sencillo y económico. ¡Disfruta de tu casa!

Limpiar el colchón

Cómo limpiar el colchón

Limpiar el colchón es una práctica muy recomendada que hay que hacer al menos, dos veces al año. Inclúyelo en tu agenda.

El colchón es como una habitación, hay que ventilarlo y aspirarlo para que esté limpio y huela bien.

Por mucho que protejamos el colchón, con el protector, que dicho sea de paso no debe faltar nunca, nadie se libra de un pequeño accidente como puede ser un derrame de un líquido, orina, sangre, sudor, rozaduras de un zapato o incluso de la maleta.

Actualmente los colchones son de látex o de viscoelástica y, a veces llevan una terminación desenfundable; en ese caso se lavan en lavadora sin problemas. Cuando digo que el colchón es como una habitación quiero decir que al menos un par de veces al año, hay que aspirarlos y comprobar que no tienen manchas. De esta forma también evitamos los ácaros y cualquier otra plaga que anida en zonas donde se acumula el polvo y la humedad.

Sin embargo cuando se ha producido una mancha lo mejor, para limpiar el colchón, es:

1º Identificarla para seleccionar el producto a utilizar.
2º Actuar con rapidez ya que si no lo hacemos se seca, nos costará más eliminarla y olerá. De hecho muchas veces los malos olores en los colchones proceden de manchas antiguas.
3º Dejar airear hasta que esté completamente seco para evitar que aparezca moho y si puede ser al sol mejor (acerca la cama a la ventana). Especialmente hay que tenerlo en cuenta en lugares fríos y húmedos.

Para limpiar el colchón lo mejor es no mojarlo ya que es muy difícil conseguir que se seque del todo, incluso aplicando un secador que es lo que mucha gente hace. Lo que me ha ido bien son dos cosas:

  1. La espuma para tapicerías en seco comprada o hecha en casa.
  2. Hacer una disolución con agua oxigenada a partes iguales con agua del grifo y una esponja muy húmeda. Luego, aplicar sobre la mancha aclarando después.

Las manchas:

De sangre: Si son recientes y después de empapar la sangre con una bayeta absorbente, elimino la mancha con agua oxigenada (peróxido de hidrógeno) a partes iguales con agua del grifo, repitiendo las veces necesarias hasta que desaparezca por completo. Si es antigua, añado a lo anterior un buen puñado de sal y mucha paciencia. En ambos casos utilizo una esponja y elimino los restos de producto con una bayeta humedecida en agua. ¡Ah! y dejo secar completamente.

De sudor: Si es reciente, te recomiendo, porque es muy eficaz, utilizar la espuma casera que se hace con unas gotas de lavavajillas y agua. Bato y uso la espuma, que es bastante, para aplicar a toda la mancha con una esponja en seco. Verás que poco a poco se va eliminando y huele a limpio. Antes de la limpieza del colchón recuerda que es bueno aspirar, seas alérgico o no; es una cuestión de higiene. También sé de personas que esparcen bicarbonato, lo dejan reposar 3 o 4 horas, lo frotan y lo aspiran. Terminan pulverizando con vinagre blanco y dejan secar. Yo no lo he probado, pero creo que funciona para rematar limpiar el colchón. Deja secar.

De orina: Yo lo primero que hago es empapar el colchón para eliminar todo lo posible el líquido. Luego preparo una mezcla de agua oxigenada y bicarbonato; humedezco con una esponja toda la zona. Repito y repito. Hay personas que pasan la vaporeta o acercan la plancha con descargas de vapor para que actúe. Luego paso una bayeta húmeda para eliminar restos de  bicarbonato y dejo que se seque al sol si puedes y si no, usa el secador.

En cualquiera de estos casos u otros que se puedan presentar, ten en cuenta que no se puede “vestir el colchón” hasta que esté completamente seco. Luego ya si. Repasemos: funda completa ajustable del colchón, protector lavable (lavar cada 15 días a 40 ºC), sábanas, edredón o manta y colcha. Para las almohadas: funda protectora (lavar cada mes a 40 ºC ) y funda del juego.

Ten en cuenta que aquí la pieza clave para evitar manchas y tener que limpiar el colchón, es el protector. Si tienes pisos de alquiler hay que tenerlo si o si y decirle a los inquilinos que la usen y la laven; lo mejor es facilitarles de quita y pon.

Conclusión:

Cada vez que haya cambio de sábanas avisa a todos para que miren el protector del colchón y de paso la almohada. Una mancha localizada en el momento, supone ganar tiempo, confort y evitar los malos olores. Lava los protectores con frecuencia y márcalo en tu agenda de organización de la colada. Utiliza el mismo programa que para las sábanas (40 ºC) pero antes desmancha con amoniaco las manchas biológicas y las de sangre con agua fría y agua oxigenada. Si queda cerco: jabón de Marsella y sol.

Recuerda que los colchones de uso diario tienen una media de vida de entre ocho y diez años, por eso hay que plantearse el recambio cuando llega el momento. El descanso es muy importante y tener un buen colchón lo facilita al 100%.

Ya sabes que para cualquier consulta o sugerencia puedes escribirme a infopiasweethome@gmail.com

“El manual para organizar tu casa”, el libro que está ayudando a muchas personas a gestionar de una manera sencilla y barata sus hogares.

Ahorro energético en el hogar: consumo inteligente

Ante la subida del consumo de la luz veamos ideas de ahorro que afectan a la franja horaria del uso de los electrodomésticos. Recuerda que supone un 60% del consumo de la energía en tu hogar. A estos habría que sumar el consumo de electricidad, luz, calefacción y aire acondicionado, que es el 40% restante.

A partir de ahora programa lavadoras y lavavajillas en la franja valle.

Electrodomésticos y maquinaria

Lavavajillas: conviene usarlo si está completo. Temperaturas bajas y programas cortos. El ahorro energético comienza por aquí.

 

nueva-etiqueta-energetica-smart ligthing home

Nevera: es el electrodoméstico que más consume, un 31%. Importante situarlo en zona ventilada y lejos de fuentes de calor. Mejor non-frost. La temperatura adecuada para refrigerar es de 5ºC y congelador a -18ºC, así reducimos el consumo. Tener la puerta abierta es una perdida de energía y por tanto de dinero; pensar antes de abrir lo que vamos a coger. No introducir alimentos calientes, el gasto energético es mayor. Si hay tiempo es mejor descongelar los alimentos en la nevera para aprovechar el frío que emiten. Lo notarás en la factura de la luz,

Lavadora: más del 80% de la electricidad que consume es para calentar el agua. Lavar en frío –siempre que la ropa no esté muy sucia– reduce notablemente el consumo y el gasto. Usarla con la carga completa y limpiar regularmente el filtro y las cajas del detergente.

xectal.com

xectal.com

La cocina: las de inducción permiten ahorrar un 40% de energía frente a las placas de vitrocerámica. Son mucho más rápidas y consumen menos. Si se tiene, conviene usar la olla a presión, porque gasta menos energía y es más rápida. Tapar las cacerolas para que no pierdan calor y gasten menos. Apagar antes de terminar la elaboración para aprovechar el calor residual de la propia cocción. Bajar el fuego al mínimo, cuando ha empezado a hervir, supone ahorro también. Pequeños gestos de ahorro energético.

reparahogargranada.com

Secadora: es la gran consumidora de energía. Siempre que sea posible es mejor secar la ropa al aire. Antes de usarla centrifugar muy bien la ropa para poner programas mas cortos. Utilizar el sensor de humedad para que la ropa no se seque en exceso. El programa punto de planchado deja la ropa perfecta para planchar y es más económico.

Horno: consume mucha energía. Antes de usarlo pensar en cocinar varias cosas a la vez. Cada vez que se abre la puerta la temperatura baja unos 20ºC consumiendo energía para volver a calentarse. Apagar un poco antes para aprovechar el calor residual. No hace falta calentarlo si la receta requiere más de una hora de horno.

directoalpaladar.com

Algunas ideas sobre la forma de llenar el horno pueden ser:

  • Mejor elegir patatas grandes para un asado grande, y mejor cortarlas en trozos cuando el asado sea pequeño, para que el plato entero esté al mismo tiempo.
  • Cocer una empanada de frutas grandes si el asado es grande y cocer empanadas individuales si el trozo que asemos es pequeño.
  • Los alimentos tapados (por ejemplo con aluminio) tardan más en cocer que los destapados.
  • Debemos elegir platos que tarden más o menos el mismo tiempo en cocer para no tener que andar abriendo y cerrando la puerta del horno.
  • Lo más práctico es elegir el plato fuerte, anotar el tiempo de cocción y la temperatura y planear el resto de platos en consecuencia. Ello sin olvidar que el plato fuerte no tiene por qué estar en la parte más caliente del horno.
  • Comprobar con anterioridad que todos los recipientes que vayamos a usar caben en el horno.
  • Es necesario dejar un pequeño espacio libre entre los recipientes para que circule el calor.

Microondas: gasta un 70% menos que el horno y ahorra mucho tiempo. Si se colocan los alimentos cortados se hacen más rápido. Preferible: humedecidos.

Instalaciones en general

Los LED suponen un ahorro del 80% del consumo eléctrico en iluminación, el encendido es inmediato y están garantizados.

bombilla-led-verbatim

Detectores de presencia para iluminar zonas de paso, si hay niños o mayores.

Sustituir radiadores eléctricos por los de bajo consumo o platearse la instalación de una caldera-gas natural a temperatura sostenida.

Instalar llaves termoestáticas en los radiadores y por zonas. Son económicas y permiten regular la temperatura de cada estancia de manera automática e independiente apagando cada radiador al alcanzar la temperatura deseada.

maxresdefault

maxresdefault

dreamstreme.com

dreamstreme.com

Regular la calefacción y el aire acondicionado a una temperatura adecuada. En el hogar entre 23ºC y 24ºC (invierno) y entre 21ºC y 22ºC (verano). Aumentar un grado en la temperatura del termostato en invierno puede incrementar el consumo en un 7%, con el consiguiente gasto.

Los stand by, consumen. Apágalos.

Mi consejo:

Si quieres ahorrar en la factura de la luz, organízate, programa los electrodomésticos para que laven en el tramo valle. Plancha en el tramo intermedio entre 14:00 y las 18:00 h, o lava para no planchar.

Programa la limpieza, calcula bien tus tiempos de ventilación -entre 5 y 10 min. es suficiente-, avanza por zonas y cierra puertas y, además, no te olvides del mantenimiento de los electrodomésticos para asegurar un rendimiento óptimo.

imujer

imujer

Como bien se ve es cuestión de pensarlo y marcar unas pautas, informar a todos y estar muy pendiente. Se nota en las facturas.

 

Siempre aprendiendo. Mándanos tus sugerencias a info@piaorganiza.es

El libro que ha ayudado a muchas personas a organizar tu hogar y a ser felices.

Limpiar las zapatillas de deporte blancas.

Cuando nos compramos unas zapatillas de deporte blancas es porque queremos que siempre estén blancas. Tengo unas deportivas blancas que me compré el año pasado y que cada vez que me las pongo estoy orgullosa porque están blanquísimas.

Para tenerlas inmaculadas hay que aprender, lanzarse a hacerlo y perder el miedo ¿Cómo lo hago?

Si son zapatillas de piel:

  1. Lo primero es eliminar el polvo con una bayeta de microfibra o esponja. Para la suela usa mejor un cepillo ya que suele haber suciedad incrustada: Es más higiénico si usas guantes.
  2. Quitamos los cordones para poder limpiar mejor. Yo hago antes una foto para ponerlos luego igual.
  3. Si las plantillas son extraíbles y se pueden lavar, se meten en una bolsa de malla junto con los cordones y se lavan en la lavadora aprovechando una lavadora de toallas de piscina a 30 ° Si no se pueden lavar, se les pasa una bayeta humedecida con agua, amoniaco y un poco de detergente y se aclaran. Si hay olores puedes darles con bicarbonato o vinagre.
  4. Si las plantillas son extraíbles de gel, no se deben lavar, pero sí pasarles una bayeta de microfibra con alcohol para limpiar y desinfectar, eliminando posibles malos olores y bacterias.
  5. Luego limpia con toallitas de bebé toda la zapatilla de deporte haciendo hincapié en las zonas más difíciles que es dónde se acumula el polvo. Ten a mano un cepillo de uñas y frota la suela con agua tibia jabonosa. No las expongas al sol para que las suelas no se pongan amarillas.
  6. A continuación, con la piel ya seca, puedes darle crema incolora grasa o Nivea body milk (es lo que dicen los expertos en calzado de piel) para nutrir la piel cuando estén completamente secas.
  7. Ya tienes tus deportivas blancas, blancas para usar.
  8. Si las vas a guardar para otra temporada métela en su caja de cartón. El polvo las ensucia más de lo que nos imaginamos.

Si son zapatillas de ante color blanco o claro:

El proceso inicial para tener impecables tus deportivas es el mismo.

  1. Lo primero es eliminar el polvo con un cepillo especial para ante completamente seco, haciendo suaves pases hacia arriba para levantar la suciedad y que se elimine con facilidad.
  2. Quita los cordones para poder limpiar bien.
  3. Si las plantillas son extraíbles sácalas. Si se pueden lavar haremos lo mismo que con las de piel: meterlas en una bolsa de malla con los cordones y a la lavadora a 30 °C. Si no se pueden lavar, se les pasa una bayeta humedecida con agua, amoniaco y un poco de detergente y se aclaran en húmedo. Si hay olores puedes darles con bicarbonato o vinagre.
  4. Si son plantillas de gel y no se pueden lavar, lo haremos como las de piel: pasarles una bayeta de microfibra con alcohol para limpiar y desinfectar, eliminando posibles malos olores y bacterias.
  5. Donde haya manchas utiliza una goma de borrar blanca de las de toda la vida (Milán), con movimientos sólo de ida. El ante es muy delicado.
  6. Para manchas de grasa puedes usar una esponja con un poco de amoniaco diluido en agua o aplicar polvos de talco y cepillar.
  7. Si huelen, usa bicarbonato al limpiar la plantilla.
  8. Déjalas secar, pero no directamente al sol para que no se estropee el ante, y la suela se ponga amarilla.
  9. Al terminar péinalas con un cepillo especial para el ante con el fin de levantar el pelo.
  10. Ya tienes tus zapatillas deportivas listas para usar.
  11. Guárdalas en caja o en bolsa de tela.

Un consejo: impermeabiliza con un spray las zapatillas de deporte antes de usarlas. Así las proteges.

Si son zapatillas de lona blanca:

Es aún más sencillo todavía.

  1. Para limpiar las zapatillas de lona, lo primero es eliminar el polvo con una bayeta de microfibra o esponja. Para la suela usa mejor un cepillo ya que suele haber suciedad incrustada: Es más higiénico si usas guantes.
  2. Quitamos los cordones (yo hago antes una foto para ponerlos luego igual) y la plantilla interior.
  3. Cepilla con agua jabonosa la lengüeta, agujeros metálicos, suela y manchas ya que, de otro modo, no se limpiarán en la lavadora.
  4. Mételas en una bolsa de malla grande en la lavadora en un programa a 30 °C con detergente para ropa blanca. Puedes añadir toallas de piscina para optimizar el lavado.
  5. Si las plantillas son extraíbles y lavables, seguirán los mismos pasos que la zapatilla de piel. Mételas en una bolsa de malla junto con los cordones, y lávalos en lavadora junto con las zapatillas.
  6. Si son plantillas de gel y no se pueden lavar, lo haremos como las de piel: pasarles una bayeta de microfibra con alcohol para limpiar y desinfectar, eliminando posibles malos olores y bacterias.
  7. Si hay manchas hay que tratarlas primero. Si son manchas de grasa le podemos aplicar un quita manchas o jabón de pastilla (de taco) y frotamos. Si son de hierba con alcohol o bien agua y amoniaco.
  8. Deja secar completamente, pero no directamente al sol para que no se acartone la lona ni las suelas se pongan amarillas. Si ya están amarillas prueba a darle con: alcohol, agua oxigenada o dentífrico blanco. Ya las tienes para usar.
  9. Si la vas a guardar para otra temporada, entonces métalas en su caja o en una funda de tela.

Nota: algunas marcas de deportivas aconsejan no lavarlas en lavadora porque la temperatura puede afectar al sellado de la goma y despegarse. Muchas deportivas ya van con sistemas de presión y han mejorado mucho este tema.

Espero haberte dado alguna idea práctica para limpiar tus deportivas y que estén blancas, blancas, como el primer día. En próximas publicaciones y también a través de IG @piaorganiza te iré dando más ideas. Para cualquier comentario ya sabes que puedes escribirme a info@piaorganiza.es

Cualquier tema del cuidado de la casa, ropa, limpieza, organización personal, etc. lo tienes en sus páginas.  Cómpralo ahora y recíbelo en unos días. 

El cambio de armario, paso a paso.

Aprieta el calor y se hace necesario el cambio de armario. Lo importante para acometerlo es estar bien organizado y hacer una planificación.

Normalmente no baja de tres o cuatro horas dependiendo del volumen de ropa de invierno, por eso vamos a ver paso a paso cómo hacerlo del modo más práctico posible.

Primero: Planifícate.

  1. Concéntrate en la semana del cambio de temporada. Te ayudará a prepararlo todo mejor.
  2. Sé realista, calcula los días que podrás y las horas disponibles. La media por armario es de 2-3 horas.
  3. Ten en cuenta que la ropa debe estar completamente limpia y seca, pero no planchada.
  4. Te sugiero que empieces por el cambio de tu armario porque tendrás más tranquilidad y dominio de la situación.
  5. Luego el de los niños. Muchos comparten armario y es más fácil.
  6. Planifica qué hacer con la ropa a heredar y las tallas que se quedan “descolgadas”. Usa cajas transparentes por tallas, no por edades. Incluye zapatos.
  7. Ten tu logística propia y mejórala de año en año. Así la podrás enseñar a los niños y les servirá de por vida. El nivel macro es tuyo, pero los niños deben entrar en el nivel micro para que aprendan.

Segundo: Ten el material que necesitas.

  1. Fundas con cremallera, mejor de de algodón o polipropileno.
  2. Cajas de tela, cartón o de plástico transparente, muy recomendables para ver lo que hay, aunque no sean tan estéticas. Procura que no sean muy grandes para que quepan bien y las maniobras sean cómodas.
  3. Paquetes de bolsitas antipolillas.
  4. Rotulador para tela, lápiz, papel para etiquetar lo que irá a donar, tirar, etc., y bolsas o cajas para meter lo de donar o eliminar.
  5. Una escalera.
  6. Momento para revisar las perchas y, si están mal, sustituirlas.

Plantéate el cambio de armario como un reto en el que hay que mirar el final y disfrutarlo a cada paso. Si los niños se involucran y aprenden el cambio de armario, mucho mejor. Cuidarán más sus cosas y serán más ordenados.

Tercero: Manos a la obra.

  1. Recuerda que limpiamos la zona antes y después.
  2. Primero la ropa y lo último son siempre los zapatos porque enredan mucho.
  3. Sacamos toda la ropa de invierno encima de la cama clasificando y quitamos las perchas, si va a ir en cajas, o dejándolas si va colgada.
  4. Seleccionamos la que se va a quedar en el armario porque es atemporal.
  5. Comprobamos cada prenda tomando la decisión de si la guardamos o pasa a la caja de donar, tirar o destallados para otro hermano.
  6. Limpiamos por dentro el armario que está vacío.
  7. Traemos la ropa de verano y empezamos a meterla: colgada o doblada.
  8. Utilizamos esas mismas cajas y bolsas para guardar la ropa de invierno y seguramente necesitaremos más.
  9. Llevamos la ropa de invierno al lugar correspondiente y los abrigos donde decidamos.
  10. Sacamos los zapatos de invierno y los colocamos con las puntas hacia la pared todos seguidos. Limpiamos la zona y metemos los de verano. Es el momento de decidir si nos quedamos con todos los zapatos y aprovechamos también para limpiarlos y ver si necesitan reparación.
  11. Sacamos los complementos que sean de temporada para evaluar su estado y decidir.
Cómo hacer el cambio de temporada en el armario.

Este resultado, también puedes tenerlo en casa. No desesperes, ve poco a poco, uno a uno, y sentirás un gran alivio. Y lo mejor es que, los armarios se mantienen en orden un poco mas de tiempo, puesto que cada cosa estará en su sitio. El cambio de armario puede mejorar y facilitarte el bienestar.

Cuarto y final…

  1. Limpia al terminar.
  2. Lleva la bolsa de donar y la de tirar ese mismo día al coche para resolverlo en 24 horas.
  3. Disfruta unos segundos del trabajo realizado. El cambio de armario de la ropa de verano, ya está hecho.

Espero haberte dado alguna idea para el cambio de armario. En próximas publicaciones y también a través de Instagram (@piaorganiza) te daré ideas sobre perchas, separadores, etc. para que selecciones las que mejor se adapten a tus armarios. Verás cuánto espacio ganas y lo cómodo que es mantenerlos ordenados.

Para cualquier comentario ya sabes que puedes escribirme a info@piaorganiza.es y te contesto personalmente.

Asesoramiento online. Tarifas en: www.piaorganiza.es/tarifas

El libro que ha ayudado a tantas personas. Pídelo ahora en Amazon (clic)https://piaorganiza.es/

10 pasos para aprender a organizar los armarios de la cocina.

10 pasos para organizar los armarios de la cocina basados en mi experiencia.

Recuerdo la primera vez que me puse con mi madre a organizar la cocina, me acuerdo y me aún me sonrío. Me dijo: “Hija, hoy vas a ser mi ‘pinche’ ordenando la cocina: ponte cómoda, recógete el pelo y haz lo que te vaya diciendo.” Y sí. Me hizo dibujar la cocina y transcribir lo que me decía: “aquí vamos a cambiar los táperes para que vosotras empecéis a usarlos; aquí pondremos todo lo de cristal y aquí traslado las sartenes para estar más cómoda, que estoy cansada de agacharme; pondremos todo lo de desayuno junto, los platos de pan con la zona de panes, etc.” Así empecé a notar que, a partir de ese momento, mi madre trabajaría más feliz. Yo tenía 10 años. Ella tendría alrededor de 35 años. Vivíamos en la casa “vieja”.

1. Dibuja los trayectos.

En la cocina haz la simulación de los movimientos y acciones que harás antes de organizar los armarios de la cocina. Racionaliza cada gesto y toma nota.

2. Ponte cómoda.

Ponte ropa cómoda, elige un día que estés solo o, al menos, que te asegures un pinche motivado.

3. Cuelga el croquis.

Cuelga en el imán de la nevera el croquis. O pégalo en una de las puertas.

4. Sácalo todo.

Sácalo todo. Sí, todo: la batería, utensilios, cubiertos, accesorios, electrodomésticos y aparatos a la vista. Organizar los armarios de la cocina tiene eso.

5. Limpieza básica.

Limpia los armarios de la cocina y estanterías de arriba a abajo con limpiacristales. Inclúyelo todo: las partes exteriores de arriba también. Ten una escalera a mano.

6. Recolocación inteligente.

Comienza la recolocación inteligente en los armarios de la cocina de cada una de las categorías y según el croquis que has dibujado. Procura no mezclar las subcategorías con categorías , por ejemplo: bolsas de basura con cuchillos, embudos con ralladores … Y etiqueta, poco, pero bien claro.:

  • Menaje: sartenes, cacerolas, ollas, etc.
  • Cubiertos cocina: cubiertos para cocinar, utensilios cocinar, etc.
  • Pequeños electrodomésticos: batidora, Thermomix, tostadora, cafetera, etc.
  • Servicio de mesa: Vajilla: de diario y fuentes. Cubiertos mesa. Cristalería: de diario, vasos, copas, refrescos, etc. Textiles: Trapos de cocina y manteles de diario, servilletas.
  • Zona de desayunos y meriendas: alimentos y menaje.
  • Despensa. Nevera y congelador. En la medida de lo posible relacionarlos.
  • Zona de limpieza: separada de la zona de alimentos: productos, utensilios, etc.

Organiza el interior de los armarios de la cocina y cajones para aprovechar la altura y profundidad añadiendo accesorios y separadores.

7. Todo lo de una categoría, con esa categoría.

Agrupa subcategorías en bandejas, cubetas, cestos o compartimentos: las sartenes juntas por tamaños, las cazuelas de barro o refractarias juntas por tamaños, el chino y los coladores juntos… y así con todo.

Elimina o desplaza todo lo que no pertenezca a esta subcategoría como, por ejemplo: lo de la mascota, el set del camping, las mochilas, la plancha, etc. Búscales otro sitio, tal vez en un armario en la terraza o garaje.

8. Accesibilidad.

Las cosas deben estar accesibles para cogerlas y dejarlas cómodamente para la gran mayoría. Piensa si puedes tener algún almacenaje abierto para mayor comodidad. No debe haber barreras: si quieres que todos cojan, laven y coloquen su vaso de agua habrá que pensar en colocarlos en los armarios de abajo para que todos alcancen o al menos bajar los de plástico de los más pequeños.

Pon a mano lo de mayor uso, pero no “destroces” las categorías. Es decir, centra el armario de desayunos, por ejemplo, y ahí, pones arriba lo de menor uso y a mano lo de mayor uso. Por favor, no pases cosas de desayuno a otro armario. Recuerda: cada categoría con sus sub-categorías juntas. En esta foto estoy en zona de vajilla, justo sobre el lavavajillas, los vasos abajo para que los niños alcancen y al alcance de todos la vajilla.

9. Jerarquiza el uso, para tu propio beneficio.

Recuerda poner en zonas altas o bajas las cosas que se usen menos y siempre que puedas pon ruedas a todo; es algo que repito sin cesar porque es una experiencia estupenda. Las ollas a mano; en un cajón con separadores, pon todos los cubiertos y pequeños utensilios, y en los armarios de arriba lo que más uses.

Crea rincones y concentra todo allí: rincón del desayuno o rincón con todo lo necesario para poner la mesa.

Utiliza las paredes al máximo y las esquinas con carruseles extraíbles o tornos que giren.

10. No toques nada.

Si al organizar los armarios de la cocina ves que funcionan bien y son prácticos YA NO SE TOCAN, es decir cada vez cada cosa ha de volver a su sitio. Hay que hacer un pacto de sangre.

El extra: aligera peso.

Si llevas más de tres años sin usar un artilugio, trapo, fiambrera, o lo de las fiestas, comprueba si te puedes deshacer de algo para donarlo. Aligera.

Espero haberte dado alguna idea para organizar los armarios de la cocina. Mi consejo es que empieces esta misma semana poniéndote metas sencillas con un plan concreto. Es el modo de avanzar para organizar los armarios de la cocina Verás el espacio que sacas y lo cómodo que trabajas. Para cualquier comentario, ya sabes que me puedes escribir a info@piaorganiza.es y seguirme en Instagram @piaorganiza

Los cítricos: un repelente natural contra los insectos

¿Conoces este remedio natural y casero? No te llevará más de cinco minutos hacerlo y, te aseguro, que los insectos desaparecerán de tu cocina y cualquier lugar de tu casa.

Con el calor, llegan los mosquitos y sus molestas picaduras. El limón es una fruta que por su aroma cítrico no gusta a estos molestos insectos ¡Toma nota!

Una de las principales ventajas de este repelente natural contra los insectos es que está realizado 100% con productos naturales, por lo que es un producto respetuoso y apto para cualquier estancia de la casa.

¿Qué se necesita?

Un limón limpio y clavos, que se compran en botes o paquetes en cualquier supermercado.

El repelente de limón y clavo de especia es un remedio natural anti-mosquitos eficaz y muy fácil de hacer. Además, es un elemento decorativo más que, no sólo aporta un aroma agradable, sino que no molesta y se integra con la decoración del hogar.

¿Cómo se hace?

Muy sencillo. Coge un limón limpio. Lo puedes partir por la mitad y vas poniendo clavos enteros, bien el la pulpa o en la piel. Luego lo pones un un plato de cristal y ¡Listo! Ya tienes un repelente natural contra los insectos. Te habrás librado de las molestas picaduras.

¿Cuánto dura?

Como repelente natural, de dos a tres semanas, pero, pasado ese tiempo, a mí me gusta poner la corteza en bolsitas para los armarios o bien, lo dejo en un recipiente bonito en sitios estratégicos de la cocina o sala de estar. Funciona como ambientador natural, dejando un olor a cítrico muy agradable.

¿Dónde se usa?

Lo puedes poner cerca de la ventana de la cocina, sala de estar o habitación. Y, desde, luego en la despensa y en la nevera.

¿Se puede hacer con otros cítricos?

Sí, con naranja y mandarina.

Anímate a hacerlo y me cuentas tu experiencia. Si me envías una foto, la saco en mi Instagram, para que otras muchas personas se animen a hacerlo.

Para cualquier comentario o sugerencia, sabes que me localizas en @piaorganiza o en info@piaorganiza.es

Te dejo con la encuesta, ayúdame dedicándole 3 segundos. Gracias. Un saludo cordial.

El libro de cabecera que está ayudando a muchas personas a gestionar su hogar de un modo práctico y económico.

Limpiar alfombras con Bicarbonato de sodio (NaHCO3)

Los materiales más usados en las casas de inglesas o en las zonas frías y húmedas del norte de Europa son: la madera, de la que ya hablamos en otro post anterior (me encantan las casas de madera), las moquetas y las alfombras. Es cierto que dan a las casas un ambiente más cálido. Pero es importante saber cómo mantenerlas limpias e higiénicas teniendo en cuenta la variedad de materiales de los que están compuestas.

Para limpiar alfombras necesitamos:

Productos y utensilios:
  • Una buena aspiradora con potencia suficiente y sistema antiácaros.
  • Un buen cepillo de cerdas de plástico.
  • Productos alternativos según la suciedad: vinagre, bicarbonato de sodio, sal, peróxido de sodio, harina de maíz y un buen desengrasante (amoniaco o gel de lavar los platos). Productos naturales y ecológicos.
  • Ventilación.
Frecuencia de limpieza de alfombras: 3 veces / semana

Según el lugar donde esté instalada, el tránsito y la polución. Normalmente seria bueno pasar la aspiradora al menos, dos veces por semana y si hay alguna mancha eliminarla puntualmente por alguno de los procedimientos citados a continuación, y teniendo en cuenta siempre la composición de la alfombra. Evita dejar pasar las manchas; actúa en el momento tamponando con una bayeta para eliminar los restos o líquidos.

Tipos de alfombras según la composición:

De lana:

Para limpiar alfombras de lana necesitas usar un cepillo con cerdas más o menos suaves o bien utilizar directamente una aspiradora. Ten en cuenta que no debes aplicar limpieza en mojado porque se estropearía. Si la cepillaras demasiadas veces, también podrías acortar su vida porque la acción mecánica la desgastaría.

©prodotti

©prodotti

Ten en cuenta de que si optas por cepillar la alfombra aumentas el polvo del ambiente. Procura ventilar y retirar con un paño de microfibra humedecida el polvo de esa zona.

Persas:

Para limpiar alfombras persas sería aconsejable llevarlas a una tintorería especializada, pero si la quieres limpiar en casa puedes utilizar una aspiradora con la potencia al mínimo. No debes exponerla al sol. Cuando pases la aspiradora ve con cuidado por los bordes de la alfombra para que no se estropeen, son muy delicados. Empieza aspirando la parte de abajo.

©dariush

©dariush

Al limpiar alfombras, también puedes usar harina de maíz y bicarbonato de sodio para limpiarla. Espolvorea la zona y deja actuar durante unas horas antes de pasar la aspiradora.

Ten precaución con la excesiva humedad, pues puede estropear la alfombra haciendo que aparezcan manchas de moho difíciles de eliminar.

Plástico o algodón:

Para limpiar alfombras hechas de fibras sintéticas o de algodón –como las que solemos tener en los baños– se pueden lavar en la lavadora y sin peligro de que se deshilache. Deja secar al sol. Utiliza programas a 30 º C y añade  a la colada un vaso de vinagre para desinfectar. Mi consejo es que no uses suavizante, ya que los tensoactivos catiónicos atraerán más la suciedad.

Si la alfombra no te cabe en la lavadora, otras opciones es hacerlo en suelo que se pueda mojar, en una bañera o lavarla en una máquina de carga superior a 10 k, en lavanderías autoservicio.

©alibaba.es ©alibaba

Si tienes alfombras de plástico es suficiente con que les pases agua y un producto desengrasante y frotarla con un cepillo o fregona. Luego se deja secar al sol por ambas caras y estará lista.

Alfombras de yute

Para limpiar alfombras de yute, al ser un tejido natural, lo mejor es aspirar un par de veces por semana y, si es necesario, limpiar en húmedo con un poco de agua y jabón neutro. Aclarar siempre. Las manchas sólidas, una vez retiradas con una cuchara, por aspiración y las líquidas por absorción, tamponando. El moho, si aparece, se elimina con un pulverizador con agua y y lejía ( 4/1), aclarando muy bien y rápido. Si persisten los malos olores lo mejor es una mezcla de bicarbonato y vinagre (2/1).

Otros modos de limpiar todo tipo de alfombras:

¿Por qué tenemos que comprar tantos productos diferentes, cuando prácticamente todos son contaminantes, si con uno solo, como el bicarbonato de sodio, que además es inofensivo y ecológico, es suficiente? Barato e inocuo para el medio ambiente, el bicarbonato de sodio merece ser redescubierto por su eficacia y usos múltiples.
©ecosfera

©ecosfera

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es una bendición para la limpieza de la casa. Es una sal con pH alcalino bajo y capacidad de blanqueo, desinfección, neutraliza olores y absorbe humedades. Sólo debes poner un poco de bicarbonato sobre la alfombra y dejarlo actuar durante unas horas. Pon un poco más en las zonas donde haya manchas. Luego pasa la aspiradora o un cepillo suave y tu alfombra estará como nueva. Además, gracias a las propiedades del bicarbonato de sodio también desaparecen los malos olores acumulados.

Al vapor

Para limpiar alfombras, también se puede usar el vapor, una vez aspirada. Pasas un aparato que genere vapor y que sirva para reblandecer la suciedad y limpiar. Se venden en las tiendas de electrodomésticos y también te sirve para limpiar sofás. Incluso puedes añadir al agua un poco de perfume a base de aceites esenciales como menta o limón. Así tendrás las alfombras limpias y con un olor agradable. Ten en cuenta que los colores no son estables a la humedad y podrían desteñir. En ese caso, limpieza en seco con aspiradora.

Bicarbonato de sodio y vinagre

El vinagre también es otro de los productos que más utilidades tiene en la limpieza de nuestro hogar. Esta mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre es ideal para las manchas de las alfombras más difíciles. Tienes que mezclar un poco de bicarbonato y vinagre y ponerlo sobre la mancha. Deja que actúe un par de horas y límpialo con un paño de microfibra. Luego aspira por ambas caras.

Sal y vinagre

Esta mezcla de sal y vinagre sirve para eliminar las manchas de vino, vómitos, pis, etc. de las alfombras. Tienes que mezclar estos ingredientes hasta formar una pasta que luego debes aplicar sobre la mancha. Deja que repose por lo menos durante media hora y luego limpia con un paño húmedo o con agua con gas.

Peróxido de hidrógeno H2O2 = Agua oxigenada

Agua-OxigenadaUna alternativa para limpiar las alfombras de colores claros, de manera natural, es utilizar peróxido de hidrógeno. Sólo se debe poner directamente sobre la mancha y dejarlo actuar, pasado una media hora se limpia con un paño y se deja secar.

 
 
Harina de maíz y bicarbonato de sodio

Mezcla una taza de harina de maíz con media taza de bicarbonato de sodio. Humedece un paño y pon la mezcla de la harina con bicarbonato en el paño, frota toda la alfombra con el paño y deja que se seque durante medio día, luego elimina los residuos con una aspiradora.

la-harina-de-maiz-y-todos-sus-beneficios-01

Polvos de Talco (silicato de magnesio)

Son perfectos para eliminar manchas recientes de grasa. Se usan en seco. Se dejan actuar unos minutos y se retiran cepillando o bien con la aspiradora. Luego en húmedo con un desengrasante y una microfibra, se eliminan los restos. Aclarar y ¡Listo!

Un último consejo: Me habéis pedido que os explique cómo eliminar las Manchas de Chicle::

Manchas de Chicle:

Se elimina poniendo un hielo encima del chicle para endurecerlo y despegarlo con mucho cuidado hasta quitar todos los restos.

©wikihow

©wikihow

©comolimpiar-wikihow

Hasta aquí por el momento mis recomendaciones de cómo limpiar alfombras. Decirte que si las guardas deben estar completamente limpias y secas; es aconsejable incluir antipolillas. Evita zonas húmedas de almacenaje y precinta bien las alfombras.

Si estás pensando en limpieza profunda de tus alfombras, espero haberte ayudado con alguna idea concreta. Ya sabes que para cualquier consulta puedes contactar conmigo a través de info@piaorganiza.es y por IG @piaorganiza

El libro de consulta que está ayudando a muchas personas a simplificar la gestión de su hogar. Encárgalo en tu librería o por Amazon

La Gestión del tiempo. El test.

En la gestión inteligente del tiempo en la organización de la casa la experiencia me dice que el éxito profesional de cualquier trabajo está en relación directa con la motivación y la fuerza de voluntad. Es vital que busques las tuyas y  tengas claro el sentido de lo que haces para poder hacer los ajustes necesarios para gestionar de modo inteligente tu tiempo.

Destacados-01

Gestionar adecuadamente el tiempo ayuda a administrarlo bien de manera que se logra ser más productivo y trabajar con menos stress porque se aclara el panorama y no se acometen todas las tareas a la vez.

  1. Las tareas.
  2. La actitud.
  3. Planificar y programar.
  4. Los hábitos.
  5. El horario.
  6. La concentración y los ladrones del tiempo.
  7. Las metas.
  8. Enfocarnos en un solo punto.

1. Detecta la importancia de cada tarea y prioriza.

En la organización de la casa hay que saber priorizar la importancia de cada tarea y respetar rigurosamente ese ritmo preestablecido ya que nos permitirá aumentar el volumen de trabajo y optimizar el rendimiento obtenido. Es decir, verás que llegas a más o que “vuelas”.Destacados-04

  • Hay que tener claro de qué tareas estamos hablando.
  • Delimitarlas muy bien. Siéntate y escríbelas.
  • Saber hacerlas, es decir conocer las técnicas y el tiempo que lleva hacerlas. Aprende.
  • Tener una planificación y una programación.
  • Tener un método o sistema de trabajo sencillo y práctico. Aprende.

Destacados-02

2. La actitud.

Hay personas que tienen una especial habilidad para planificar y organizar el tiempo pero otras no tanto y no pasa nada porque esto se aprende. Lo que sí me parece importante es la actitud.Destacados-03

*  Por ejemplo: si no sé de manchas y aprendo leyendo o asistiendo a cursos, es muy probable que llegue a convertirme en un experto en desmanchado. Todos acudirán a preguntarte y quizá puedas sacar un provecho de ello. Pues, creo que así debe ser con todo.

3. Diferencias entre planificar y programar:

– Planificar: organizar las tareas o las cosas. Hacer plan.

– Programar: asignar un tiempo y hora concreta para cada cosa. Idear y ordenar las acciones necesarias para realizar un trabajo.

– Los factores: qué, cómo, cuánto y cuándo. Hazte la pregunta cuando estés planificando y programando todos los trabajos de casa.

  1. Saber qué es lo que tengo que hacer: planificación.
  2. Cómo lo tengo que hacer: técnica.
  3. En cuánto tiempo lo he de hacer: el método y la práctica.
  4. Con cuánta frecuencia lo he de hacer: programación.

4. Los hábitos: ¿Sabes organizarteTener hábitos y sistemas de trabajo te hacen eficaz.

La mayor parte de las decisiones que tomamos a diario puede parecernos que se toman sin pensar, pero no es asíSon hábitos. Y aunque cada hábito no tiene mucha importancia en sí mismo, con el tiempo, tienen un profundo impacto en nuestra salud, productividad, seguridad económica y felicidad.

Los hábitos empiezan sin que nos demos cuenta, se instalan convirtiéndose en rutinas inamovibles. A veces surgen de un gesto cotidiano, en ocasiones, se trata de hábitos inducidos. Pequeñas acciones que se convierten en patrones consistentes de conducta. Y esto es fundamental para cualquier tipo de trabajo. No se trata sólo de ser personas activas y productivas sino de tener un sentido personal de satisfacción en el trabajo. Piensa qué hábitos de organización y de trabajo domésticos tienes y si se pueden mejorar.

Por ejemplo a la hora de limpiar una habitación si lo primero retiro el polvo, luego barro y después ordeno… claramente voy mal.

Para empezar a organizar, busca un sitio en casa agradable, con luz, pon orden n él, busca todo lo que te haga feliz y prepara ese rincón desde el cual saldrán las ideas, los calendarios, encargos, pedids, listas, proveedores, etc... topemprendedoras.com

Para empezar a organizar, busca un sitio en casa agradable, con luz, pon orden en él, busca todo lo que te haga feliz y prepara ese rincón desde el cual saldrán las ideas, los calendarios, encargos, pedidos, listas, proveedores, éxitos, etc…
topemprendedoras.com

Quiero insistir en la importancia de tener buenos hábitos. Para gestionar el tiempo que dedicamos a la organización de la casa es práctico analizarnos a nosotros mismos con papel y lápiz y escribir qué hábitos tenemos de organización, de orden y planificación de tareas porque esto nos dará la pauta y la dirección para un cambio. Te dejo este test por si lo quieres hacer.Test-PiaSweetHome

5. El horario: cúmplelo y se te multiplicará el tiempo.

Aunque hablaré de esto en otro post de manera muy práctica, te recomiendo tener un horario que incluya todas las rutinas, tareas y compromisos y desde luego cumplirlo; realmente es lo que nos convertirá en personas eficaces. En la organización de la casa los buenos hábitos garantizan que las cosas salgan bien. Después, podríamos añadir actitudes que facilitan que el trabajo esté bien hecho, como por ejemplo: ser metódico y disciplinado; ser puntual y ordenado o ser flexible ante los imprevistos urgentes e importantes.

6. Concéntrate, no te disperses.

-Hay que estar concentrados con los cinco sentidos en el trabajo evitando los ladrones del tiempo.

* Por ejemplo: Si es necesario puedes tener el móvil en modo llamada pero lejos; es objetivo que tenerlo cerca es una constante tentación y una hora de trabajo intenso se puede echar a perder, seguro.

-No cambies tu decisión por capricho: piensa. Nada es imposible y en todo el proceso hay que ser constante y no cansarnos hasta conseguirlo. Ayuda la disciplina o voluntad determinada de hacer lo que toca en cada momento y no otra cosa. Aprender a decir que NO.

* Por ejemplo: Si estamos haciendo la lista de la compra no interrumpimos para poner una lavadora, se hace antes y mientras funciona se hace la lista. Piensa.

7. Funciona con metas y obtén √√√

El éxito de que te vaya bien en la organización del tiempo en  casa tiene relación directa con que vayas consiguiendo tus metas. Es decir muchos √√√

Por ejemplo: un mes puedo tener la meta de conseguir el orden en los armarios de la ropa; lo incluyo en el plan y en la programación; aprendo a ordenar y lo mantengo. Otro mes puede ser acometer el trastero. Lo hago y lo tacho. √√√

– Funcionar con ‘metas’ nos hace positivos, multiplica las ideas y da energía para alcanzarlas.

– Aquí tienes tus imprescindibles:

Encontrada en junelemon.com

De una forma o de otra necesitas tu mesa de trabajo. Que nadie tenga acceso a tu ‘cueva’, ponle llave o cierra tu habitación… este momento es vital para ti. Tenerlo así de ordenado es ahorrar un mínimo de 10 horas a la semana, ¿lo sabías? Y es más, todos te admirarán y aprenderán a emplear menos tiempo en cosas menos importantes. Foto: junelemon.com

La organización de la casa no es cuestión de magia sino de capacidades e investigación: saber de materiales, de tejidos, de nutrición, uso de herramientas, gusto por el  arte, el diseño y altas dosis de creatividad, tal y como tratamos en PiaSweetHome. Por lo tanto, prepárate y prepara a los tuyos. Cuanto más jóvenes mejor, pero todos sumando.

* Por ejemploSi tu hijo puede manejar un I-pad también puede poner una lavadora o limpiar un cuarto de baño. Te aseguro que es real; haz la prueba.

8. Enfócate en una sola cosa, bien hecha, con visión global y hasta el final.

Interesante enfocarse en un solo punto sin perder la visión de conjunto para adaptarnos rápidamente si hay un imprevisto importante y urgente.

* Por ejemplo: si esta semana toca limpieza de cristales, visión global es que si detecto alguna cortina rota o un enrollable sucio o roto, lo anoto para incluirlo en mi plan, pero no interrumpo para hacerlo en el momento.

– Por otro lado, centrarse y visión global significa lo siguiente:

* Por ejemplo: que si surge algo importante y urgente tengo que parar, pensar y decidir si tengo que dejar eso y gestionar lo que ha surgido dejando en “pendiente para mañana a las 10:00 h” lo que ha quedado pendiente modificando el plan de mañana. Pensar. Actuar. Seguir.

La gestión inteligente del tiempo en la organización de la casa se puede conseguir. Puedes escribirme tus dudas por mail a infoPiaSweetHome@gmail.com y estaré encantada de ayudarte.

Te puede interesar:

Apps: Casi todas gratis y con sincronización de datos para que se puedan ver desde los distintos dispositivos móviles de los integrantes de la casa. Hogarutil, HomeRoutines, Cozi, ChoreMonster, Chorma, Any.do, Dream Home, Historia médica de la familia.

Bibliografía sugerida: Mi Familia, mi mejor empresa. casadellibro.com

Puedes consultar este link: fundacionmteresarodo.org

Orden en el cuarto de baño

Optimizar un cuarto de baño para tener lo necesario, y que esté siempre ordenado, es un reto que se logra con tres ideas y dos hábitos. Y sirve tanto si hay niños como si lo comparten adultos.

La clave del orden en el cuarto de baño está en hacer zonas y tener solo lo necesario.

Desde mi punto de vista como organizadora de espacios, tengo que decir que el principal problema que me encuentro en los cuartos de baño es la acumulación de artículos. Muchos de ellos, como por ejemplo determinados productos de cosmética, ya no las usamos o se utilizan dos veces al año y sin embargo las tenemos en primera línea. El orden en el cuarto de baño es posible y necesario.

Otro problema es que las cosas de uso habitual, en ocasiones, no tienen su sitio fijo y andan por ahí mojadas, sueltas, enredadas, dificultando el uso de lo que sí necesitamos. Por ejemplo, cepillos, brochas, cremas, secador, hilo dental, gomas del pelo, pinzas, cuando no albornoces colgados sobre toallas porque no hay ganchos suficientes, etc. Otra cosa que dificulta la falta de orden es que no tenemos espacio despejado para arreglarnos.

Esto por mencionar dos cosas muy comunes y concretas, que tienen muy fácil solución a la hora de poner orden en el cuarto de baño.

Conclusión: no pensamos, por que si pensásemos resolveríamos el caos que tenemos y tendríamos mejor humor. Encontrar el peine, el gel, el secador o el serum a las 6:00 h, marca la diferencia entre empezar el día con mejor o peor humor; parece mentira, pero es cierto.

Centrándonos en el orden en el cuarto de baño hay que tener tres ideas muy claras; al menos son las que a mí me siguen funcionando:

1ª Asigna cada cuarto de baño a un número de personas.

Esto es esencial y no tiene más dificultad. Respetarlo facilitará el orden en el cuarto de baño porque al menos ese solo deberá tener lo que usan esas personas, sean niños o adultos. La ventaja de los cuartos de baño que usan los niños es que hay muchas cosas que comparten como: dentífricos, cremas, lociones, geles, alfombra de ducha, etc. Y esto simplifica reducir elementos.

Sin embargo en los cuartos de baño que comparten los adultos, es todo lo contrario, ya que cada uno tendrá sus productos, multiplicando también el espacio.

Asigna una zona a cada persona y dale las herramientas.

Lo que significa ser muy realistas con el espacio y con las necesidades de cada uno tratando de simplificar buscando qué cosas podemos compartir y cuales no. Por ejemplo podemos compartir el gel, la alfombra de la ducha, y el secador. A partir de ahí hay que asignar a cada uno una zona y facilitarle las herramientas para guardarlas, por ejemplo: una caja, una zona de un cajón con separadores, una estantería, un cesto, donde dejar sus cosas. Hoy hay muchas posibilidades para tener orden el cuarto de baño, si buscas en internet.

Si no lo tenemos hay que pensar en soluciones, que las hay, por ejemplo utilizando mejor las paredes para poner ganchos para las toallas, o estanterías para dejar las cosas agrupadas de cada uno, que es el primer paso del orden.

Una vez agrupadas o contenidas, pasamos al segundo paso del orden que es la colocación según el criterio de necesidad, por ejemplo, si tengo asignado una zona de un cajón y tengo que meter; la maquinilla de afeitar, la espuma, la loción, el peine, la hidratante de cara, la crema del pelo, la colonia, el hilo dental, etc., yo haría apartados, por ejemplo: afeitado, dental, pelo y así no mezclamos conceptos. Si el espacio es limitado, los productos también o deberán ser de formado pequeño.

Establece unas normas de uso, higiene y orden en el cuarto de baño.

En los cuartos de baño, si hay algo que facilite la higiene es el orden y que se respeten unas normas de uso, por ejemplo: limpiar el lavabo cuando se usa para que no haya restos de dentífrico ni pelos; es muy desagradable, ventilar, apagar la luz, tirar de la cadena y bajar la tapadera del inodoro, recoger el agua y los restos de gel de la ducha con una bayeta, meter la ropa sucia en el cesto y cerrarlo. Son detalles de orden que facilitan el uso y la limpieza.

No conviertas el cuarto de baño en un almacén de productos; no es una tienda.

Después cada uno deberá forjarse en dos hábitos:

Colocar cada cosa de uso personal cada vez en su sitio. Esto es fácil si se tiene el espacio y el sistema porque una vez que se entiende y se hace el esfuerzo, entonces se ve lo positivo que es ya que transmite buenas vibraciones encontrar nuestras cosas donde las dejamos.

Dejar en orden el cuarto de baño y preparado para el siguiente. Bueno eso es pensar en los demás ¿Cómo me gustaría encontrarme de limpio y ordenado el cuarto de baño? Pues así lo dejo para el siguiente. Son pequeños gestos de orden que van creando buenos hábitos que nos ayudarán mucho más allá del mundo “cuarto de baño”.

En esto como en todo a los niños hay que enseñarles y acompañarles con paciencia, pero si tienen las herramientas, es mucho más fácil que aprendan a tener en orden el cuarto de baño.

Espero haberte aportado alguna idea que puedas poner en práctica. Si es así dale a me gusta y comparte. Siempre me ayuda que rellenes la sencilla encuesta y, ya sabes, que puedes enviarme tus comentarios a info@piaorganiza.es

Puedes comprar el “Manual para organizar tu casa” por Amazon o encargándolo en cualquier librería.